Opinión

¡La gloria de vivir de una concesión!

 
1
 

 

Aeropuerto Internacional de Toluca

Las concesiones que otorga el Estado a privados han sido minas de oro para el enriquecimiento de los empresarios. Telmex la mejor, sin duda.

Pero hay otras y muy buenas. No quiero decir con ello que las concesiones son una mala política pública; pueden ser una magnífica solución para el Estado: que un privado administre infraestructura pública debiese ser positivo. Se parte de la hipótesis que lo hará de manera más eficiente, más rentable, con mejor servicio para el usuario, a un menor precio y sin corrupción. De ahí el espíritu con que se han otorgado concesiones de telecomunicaciones, carreteras, aeropuertos, entre tantas otras.

Sin embargo, usted sabe que el espíritu de lo que se busca y la realidad de lo que se obtiene no siempre coinciden. Los aeropuertos de México son un ejemplo más de esto. Hace unos días EL FINANCIERO publicó una nota sobre el EBITA de los grupos aeroportuarios mexicanos: GAP, OMA y Asur tienen un flujo de margen operativo de más de 60 por ciento; el doble que aeropuertos como Los Ángeles, John F. Kennedy, Tokio, Fráncfort, París, Venecia o Shanghái.

Tienen un EBITA del doble por que cobran duro. Por ejemplo, el TUA es seis veces más alto (30 dólares contra 4.5). Y seguramente cobran duro también a las tiendas, restaurantes, estacionamientos y servicios comerciales que albergan.

Pero esto no es culpa de los concesionarios, también el gobierno es cómplice. Por ley cada cinco años los grupos aeroportuarios deben presentar su plan de negocio a la SCT. Es la Secretaría la que aprueba esos márgenes operativos, sin garantizar que se realicen las inversiones en temas de servicio para el usuario, ampliar la capacidad aeroportuaria u otras, en beneficio del país y los viajeros.

Así que en estos días de vacaciones, mientras usted use un aeropuerto de OMA, GAP o Asur, vea el estado tan pobre de los servicios: la zonas seguridad, las salas de espera, los baños, los pasillos... y recuerde que las aerolíneas pagan caro, usted paga caro, los restaurantes pagan caro para que los concesionarios tengan EBITA de 60 por ciento. ¿A poco no le encantaría tener un negocio así?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Agenda ofensiva
Fidel en 1979
Pence, Indiana & NAFTA