Opinión

La gastronomía será la nueva bandera turística de México

Hoy al mediodía, la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, hará en Londres un anuncio importante para el mundo del turismo, pero especialmente para quienes se mueven en el negocio de la comida.
La funcionaria encabezará a las 18:30 horas (hora de Londres) un evento al cual está convocando junto con “Los 50 mejores restaurantes de América Latina”, en el Museo de Historia Natural.

Sea lo que sea que vaya a decir, uno se pregunta: ¿Por qué en Londres? Primero, porque en estos días se lleva a cabo en la capital del Reino Unido la World Travel Market, una de las ferias de turismo más importantes que existen y que se celebra cada año, y porque la empresa que hace el ranking de los 50 mejores restaurantes de América Latina y el de los 50 mejores del mundo, inició hace años conformando la lista de los 50 mejores de Londres.

La invitación señala que el motivo es para vivir la experiencia de la mejor gastronomía mexicana de chefs de renombre mundial, como Diego Hernández (restaurante Corazón de Tierra, en el Valle de Guadalupe, Baja California), Benito Molina (Manzanilla, en Ensenada, BC), Elena Reygadas (Rosetta, en la Ciudad de México) y el chocolatero Luis Robledo.

Es decir, por fin alguien en el gobierno entendió que la gastronomía mexicana tiene lo suficiente para ser, por sí misma, un motivo para que un extranjero visite México. No tanto como lo que afirmó ayer, también en Londres, Gloria López Morales, presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, quien declaró que “la gastronomía mexicana se perfila como el principal atractivo turístico del país”, me parece un tanto exagerado, pero sin duda que la o las cocinas de muchos estados del país son un activo muy valioso en el inventario de atractivos turísticos de México.

Sin embargo, esta vez no habrá en Londres cocineras tradicionales de Oaxaca o Michoacán, ataviadas con sus siempre llamativos vestidos multicolores, cocinando un mole o unos uchepos. No, ahora su lugar lo ocuparán esta pléyade de cocineros mexicanos que aparecen rankeados entre los mejores de América Latina y el mundo.

Actualmente, un chef mexicano, Enrique Olvera, aparece con su restaurante Pujol (en el DF) en la lista de los 50 mejores del mundo; y él mismo, junto con otros nueve, ocupan 10 lugares en la lista de los 50 mejores de América Latina, y ese es el mensaje que ahora se quiere enviar al mundo: la gastronomía mexicana es enchiladas, tacos y chiles en nogada, sí; pero ahora también es esta nueva forma de cocinar y presentar los platillos que caracteriza a los chefs contemporáneos y que han diseñado lo que podría considerarse la nueva gastronomía mexicana.

Pero no son excluyentes. La cocina tradicional de México llevó a la UNESCO, hace cuatro años, a darle el nombramiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y ahora esta camada de cocineros modernos está dando un nuevo impulso a la comida mexicana. De hecho, esa es la fórmula que se necesita –afirman los que saben de estas cosas–: tradición y vanguardia.

Lo que anuncie hoy Ruiz Massieu en Londres será el punto de partida de un importante proyecto de promoción para consolidar al país como un destino gastronómico de vanguardia y excelencia. Hoy, la publicidad turística de México en el extranjero muestra un país moderno, sofisticado y en transformación, y con esos mismos atributos quieren mostrar a la nueva gastronomía de México.

EN LOS ALREDEDORES

Canadá. Pues sí, como lo comentamos en este espacio hace varias semanas, finalmente la agencia Travel Studio será la representante de la Comisión de Turismo Canadiense a partir del próximo año. El fallo del concurso lo dio a conocer en Vancouver hace unos días Greg Klassen, presidente interino de la CTC que, por cierto, ya lleva varios meses sin una cabeza oficial. Los socios de la agencia ganadora son Alethia García y Jorge Morfín, actual director de la CTC en México.