Opinión

La gastronomía, 
primer gran acierto
de Claudia Ruiz Massieu

Hace unos días, en Londres, la secretaria de Turismo de México, Claudia Ruiz Massieu, dio a conocer que durante los próximos dos años nuestro país será la sede para hacer el anuncio anual de quienes conforman la lista de Los 50 Mejores Restaurantes de América Latina.

Esto, que pareciera una frivolidad más del mundillo del turismo y de unos cuantos que pueden pagar las cuentas de estos restaurantes, no lo es. Por el contrario, es el primer gran acierto de la actual administración federal en materia turística.

Que la ciudad de México y otra más que falta definir, vayan a ser los anfitriones de tal evento, no consistirá en un coctel, bocadillos gourmet y discurso autocomplaciente, sino que marcará el inicio de una fuerte iniciativa gubernamental para hacer lo que no se quiso o no se pudo (o faltó el talento necesario) hace cuatro años, cuando Felipe Calderón era presidente de la República, Gloria Guevara despachaba como titular en la Secretaría de Turismo, y la UNESCO le dio a la comida mexicana (teniendo como base la de Michoacán) el estatus de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Lo único que se les ocurrió hacer entonces, con premura, fueron unas rutas gastronómicas que únicamente existieron en el discurso oficial. Con menos de dos meses de haber llegado al cargo, Guevara lanzó con bombos y platillos desde Los Pinos lo que llamó las Rutas de México, como si se tratara de una de sus grandes aportaciones a la nación como titular de la Sectur. Se trataba de diez circuitos en los que cada uno abarcaba varios estados y recorrerlo todo implicaba muchos días. Esa era su fórmula mágica para incrementar la estancia de los turistas y, por lo tanto, su gasto.

Pero fue algo que hicieron al vapor y sólo sirvió para causar risa entre los viejos agentes de viajes, quienes conocían esas rutas desde décadas antes.

Cuando surgió lo del reconocimiento de la UNESCO, simplemente se añadieron circuitos dizque gastronómicos, similares a esas rutas turísticas. A final de cuentas, la realidad es que la anterior responsable del turismo en México no supo cómo aprovechar la circunstancia.

Por el contrario, su sucesora para todo se toma su tiempo (aunque a veces me parece que exagera). Todo lo que veremos en temas gastronómicos en los próximos dos años fue preparado durante uno, porque se trata de una iniciativa transversal en la que participarán muchas entidades del gobierno federal, encabezada por la Sectur.

El objetivo, aunque no se dice oficialmente, parece claro: replicar la historia de Perú, que ahora goza de la fama de poseer una gran cocina, lo cual (entre otros factores) lo ha catapultado turísticamente de una forma impresionante.

Y sí, una de las primeras cosas que hicieron lo peruanos fue conseguir ser sede del anuncio de Los 50 Mejores Restaurantes.

Y si digo que no es asunto de unos cuantos por parecer un tema elitista, es porque el mundo de la gastronomía en México representa cientos de miles de empleos y miles de restaurantes que mueven más de 200 mil millones de pesos al año.

En los alrededores

Grupo Presidente. Acaba de nombrar como su nuevo director comercial a Mario Alberto Rosas Martínez, quien en los últimos veinte años ha trabajado para Televisa, Mexicana, Volaris y Aeroméxico. No tiene experiencia en hotelería, pero sí en ventas.

Chicago. Su oficina de mercadotecnia turística, conocida como Choose Chicago, contrató a nectworldwide como su nueva representante en México. Más por razones de turismo de negocios y étnico, nuestro país es el tercer mercado emisor de visitantes a esa ciudad de Illinois; no obstante, el encargo para la nueva agencia es que lleve la cifra más allá de los 144 mil mexicanos que viajaron el año pasado a la tierra de Al Capone.