Opinión

La gangrena de Korenfeld

1
    

    

David Korenfeld

Se fue David Korenfeld de la dirección de Conagua, pero no cambió nada en el gobierno. Su renuncia no fue resultado de un acto de ética institucional, donde ante una pifia que afecta al gobierno al que representa, se sacrifica para frenar la contaminación en la administración, ni de una gestión moralmente clara del gobierno, donde una violación a la ley, por mínima que sea, es inaceptable. Obedeció a un cálculo político donde se combinó la exigencia en la plaza pública de una señal presidencial que dijera que los abusos no son infinitos, y que el funcionario pertenecía a la categoría de desechables. En este sentido, su salida no habla de una nueva actitud dentro del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, sino de la reafirmación del pragmatismo que lo anima.

Es decir, la historia de nunca acabar. Hasta la semana pasada, de acuerdo con funcionarios federales cuya memoria permite reconstruir lo que sucedió, la instrucción del jefe de Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, era que si el debate sobre el uso de un helicóptero federal para fines particulares amainaba en la prensa, le darían vuelta a la hoja. O sea, la violación a la ley sería tolerada si la ola de opinión pública volteaba a ver hacia otro lado. Una apuesta a la conformidad o la complicidad, por encima de la cultura jurídica que da fortaleza a un gobierno y confianza frente a los gobernados.

El concepto de la confianza no está bien comprendido en Los Pinos, pese a que el presidente Enrique Peña Nieto admitió recientemente en una entrevista que la sociedad mexicana está plagada de incredulidad y desconfianza. Mucha retórica sin asideras a la filosofía política sobre el buen gobierno. Korenfeld rompió la confianza pública mediante el abuso de su posición como director de Conagua. Utilizó un helicóptero de la dependencia para que lo transportaran a él y a su familia al aeropuerto internacional de la ciudad de México donde tomarían un vuelo para sus vacaciones de Semana Santa.

La difusión de la fotografía del momento en que abordan el helicóptero desató el escándalo mediático que esta semana escaló al Congreso. Korenfeld se disculpó y pagó el costo del servicio, con lo que evitó que el uso de la nave fuera, además de una violación al artículo 8 de la Ley de Responsabilidades Administrativas de Servidores Públicos –no el 43 como se reportó erróneamente en este espacio el lunes pasado–, peculado. Pero no renunció.

En el mensaje que dio este jueves para anunciar que se iba del cargo, reiteró su disculpa y dijo que “como ser humano (era) susceptible a equivocarse”. Cierto, los errores son humanos, pero su problema es que no fue un error humano lo que cometió sino una violación flagrante de la ley, que establece las normas y los límites, para evitar abusos en el cargo, por lo cual Korenfeld dejó el sabor amargo de que el marco jurídico en el cual debía haberse manejado como funcionario público, no fue la doctrina bajo la cual se regía. Tampoco fueron los criterios de Nuño cuando lo llamó a cuentas la semana pasada para reclamarle, no la violación a la ley, sino el descuido político cometido, según el recuento de los funcionarios federales.

La información disponible de la primer semana del escándalo, es que Korenfeld no habló con el presidente para presentarle su renuncia “desde el inicio”, como lo dijo en su anuncio este jueves, sino con Nuño, a quien tampoco se la dio. El jefe de la Oficina de la Presidencia le subrayó que no era una falta grave, de acuerdo con el mismo artículo 8 citado, y que en función de la reacción mediática, evaluarían su permanencia en el cargo. Los operadores políticos presidenciales pidieron a varios medios bajarlo de sus prioridades editoriales, mientras que el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, corrió a la televisión para declarar –y neutralizar el daño– que lo cometido por Korenfeld era una falta administrativa no grave.

Varios líderes perredistas le hicieron un favor –calculado o inopinado– al gobierno, al usar helicópteros para viajar a Michoacán en el arranque de la campaña política este domingo, con lo que la prensa se dio un festín al señalar sin matices que no sólo Korenfeld estaba en falta. El tema no se frenó. Aunque pasó a las páginas interiores de los periódicos y en los noticieros de televisión desapareció, creció en los espacios de opinión. Según la medición temática diaria que realiza Parametría en columnas y artículos en los diarios de la ciudad de México, Korenfeld dominó la atención con más de 12 por ciento del total de los comentarios. Una concentración de 10 por ciento ya es considerado de alto impacto en la opinión pública. Y Korenfeld lo tuvo sostenido.

Pudieron Korenfeld, Nuño y el presidente mismo –en términos retóricos–, soportar el vendaval mediático y darle tiempo para que otros temas lo opacaron, pero terminó por contaminarse. El martes y el miércoles fue tema de debate en el Congreso, y la falta de Korenfeld se desdobló en versiones de quiénes más en el gabinete peñista utilizaban recursos públicos con fines particulares. El problema político amenazó con expandirse. El moretón se convirtió en gangrena y para impedir que subiera al cuerpo gubernamental, había que extirparlo, que es lo que sucedió este jueves.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
El odio que nos divide
Crisis de liderazgo
La moral no da moras