Opinión

La filosofía del aprendizaje centrado en el participante y el Método del Caso

10 febrero 2014 4:26 Última actualización 19 septiembre 2013 5:2

IPADE
 
¿Por qué algunas escuelas de negocios utilizan el Método del Caso? Porque es muy adecuado para perfeccionar las habilidades directivas de quienes dirigen. Aclaro, no se trata de aprender o adquirir habilidades, no; sino de perfeccionarlas, es decir, afirmamos que los directores (por la naturaleza de su función) ya poseen estás habilidades en mayor o menor grado.
La educación tradicional.
 
 
Hay dos clases de educación tradicional, una es la que encontramos en las escuelas de educación básica en donde el maestro sabe y el alumno no. El aprendizaje consiste en que el primero traslade su conocimiento al segundo. Es un buen método y hay cosas que deben aprenderse así (no es el caso de la dirección), el método tradicional está hecho para transmitir conocimientos, nos hace más instruidos, no más capaces y nosotros sabemos que lo que distingue al director, más que sus conocimientos (es decir, que sea sabio), son sus capacidades (que sea capaz, o hábil).
La otra enseñanza tradicional es la de un oficio, la de un arte, la de enseñarle a alguien a hacer algo: a ser carpintero o albañil, o pintor, escritor o músico. Se trata de aprender (en su sentido amplio) una técnica, es decir, una manera de hacer las cosas, tampoco es el caso para la dirección, no es la técnica la que hace a un director.
 
 
¿Hay habilidades para dirigir?
 
 
La enseñanza de la dirección no es una instrucción teórica, tampoco se trata de técnicas o habilidades  prácticas, no; la enseñanza para dirigir se fundamenta en perfeccionar las capacidades directivas de quien dirige, éstas son: la capacidad de análisis (ver las partes en el todo); de síntesis (ver cómo esas partes se relacionan entre sí), de identificación de problemas, de propuesta de soluciones, la aptitud para decidir que acción tomar y también la capacidad de trabajar en equipo y de saber escuchar. Está claro que estas capacidades no se enseñan, los directivos ya las poseen en cierto grado, de no ser así, no ocuparían puestos de dirección, es por ello que, en este caso, el propio aprendizaje está centrado en mejorar dichas capacidades; por eso se llama “aprendizaje centrado en el participante”, porque es éste último quien, mediante el Método del Caso, va a perfeccionar esas habilidades de dirección que ya posee. El IPADE, institución en la que laboro, se dedica desde su fundación en 1967 a la enseñanza a través del Método del Caso, y  como se afirma en su página web: A través del Método del Caso los participantes perfeccionan sus habilidades directivas al ejercitarse en la detección, análisis y diagnóstico de problemáticas de empresas reales.
 
 
Esta herramienta los ayuda a desarrollar sus cualidades para tomar decisiones atinadas, ejercitar su flexibilidad y amplitud de criterio, así como constituir la firmeza de carácter que debe acompañar a toda acción directiva.
 
 
Pioneros (y líderes) en la enseñanza de la dirección mediante el Método del Caso.
 
 
¿Cómo se vincula el CPCL con el Método del caso? El Método del Caso es una técnica (la más importante) del aprendizaje centrado en el participante. Hay otros como el role-playing (literalmente juego de interpretación de papeles), las dinámicas de grupo, las conferencias-diálogo, las simulaciones de situaciones de negocio, etc. Todos estos son métodos para lograr que se dé el aprendizaje centrado en el participante.
 
cruiz@ipade.mx