Opinión

La Fed va hoy por un ajuste suave

18 septiembre 2013 5:2

 
 
Hoy va a ser un día muy relevante para los mercados financieros.
 
 
Por meses, las fluctuaciones del mercado bursátil; de las tasas de los bonos, así como del mercado cambiario, han estado asociadas a la expectativa de una decisión que habrá de comunicarse este mediodía.
 
 
Se trata del anunciado recorte de las compras de bonos gubernamentales por parte de la Reserva Federal y que ascienden, entre bonos del Tesoro e hipotecas, a 85 mil millones de dólares cada mes.
 
 
Este esquema, denominado QE3, fue anunciado el 13 de septiembre del año pasado, y se ubicó en un monto de 40 mil millones de dólares por mes. La cifra actual fue establecida el 12 de diciembre.
 
 
El efecto más directo del programa es incrementar la liquidez en la economía. Entre septiembre del año pasado y agosto de este año, la base monetaria (M1) en Estados Unidos creció en 7.4 por ciento. Con una inflación que se ubica en 2 por ciento anual, hay un crecimiento real de la cantidad de dinero en la economía de 5.3 por ciento a tasa anual. Esto significa una inyección neta de 178 mil millones de dólares desde que arrancó el QE3.
 
 
Dice el adagio que los mercados se adelantan a los acontecimientos. Y así ha sucedido en este caso.
 
 
Cuando en mayo se empezó a hablar de la posibilidad del recorte en la compra de bonos por parte de la Fed, las tasas de los bonos del Tesoro a 10 años estaban en 2.0 por ciento. Hoy se ubican en 2.85 por ciento, en términos relativos implica un alza de 42 por ciento en el rendimiento de los bonos, lo que es visto como uno de los incrementos más fuertes en décadas.
 
 
Pero además, se golpeó a divisas como el peso. Cuando se dieron las declaraciones de Bernanke señalando la posibilidad del recorte en las compras de bonos (22 de mayo), la cotización estaba en 12.42 por dólar y llegó a estar hasta en 13.40 el pasado 5 de septiembre, con una depreciación de 7.8 por ciento. La presión se ha aligerado y ayer cerró en el mercado interbancario en 12.93 por dólar.
 
 
¿Qué es lo que puede ocurrir en la reunión de la Fed y cuáles serían sus consecuencias?
 
 
La posibilidad mayor, de acuerdo con los expertos, es que haya una reducción del volumen de las compras, pero relativamente menor, del orden de 5 a 10 mil millones de dólares, lo que dejaría el monto mensual al menos en 75 mil millones.
 
 
Lo que casi todos los expertos han descartado es que se dé un recorte de grandes magnitudes, en virtud de que la tasa de desempleo en Estados Unidos sigue por arriba de 7 por ciento, con 7.3 por ciento en agosto.
 
 
Ante esa posible decisión, no es imposible que se observe una despresurización de los mercados financieros y que la tasa de los bonos baje ligeramente al tiempo que se fortalecen un poco las divisas de los mercados emergentes, entre ellas nuestro peso, como ya ha estado sucediendo en los últimos días.
 
 
Para México, además del contexto favorable que una situación de más estabilidad traería, será crucial que la acción combinada del gobierno federal, acelerando el gasto público en lo que resta del año, y la reducción de la tasa de referencia del Banxico, puedan traer un estímulo a la demanda que detenga la desaceleración y en algunos casos la caída de la actividad económica que tuvimos en el segundo trimestre de este año.
 
 
Además, el retiro de la candidatura de Lawrence Summers como aspirante a encabezar la Fed y la posibilidad creciente de que Janet Yellen sustituya a Ben Bernanke a partir del 1 de febrero del próximo año permiten visualizar que el banco central más poderoso del mundo estará comprometido con las acciones necesarias para garantizar que se consolide la recuperación de la economía norteamericana.
 
 
Y eso, sin duda, es una buena noticia para México.
 
 
Twitter: @E_Q_