Opinión

La falsa crisis de deuda
de Estados Unidos

 
1
 

 

Krugman.

La gente se ha estado divirtiendo con la sugerencia de Donald Trump de que de resultar electo negociará el perdón de la deuda nacional; haciendo grande a Estados Unidos manejando al país como un casino en quiebra de Atlantic City (por cierto, creo que pude haber sido uno de los primeros en pensar esa analogía, aunque muchos otros probablemente lo hicieron de forma independiente).

Diversas personas también han señalado que esa disposición a jugar con el crédito del gobierno de Estados Unidos no empezó con el Sr. Trump; lo hizo con los republicanos en la Cámara de Representantes, quienes casualmente intentaron extorsionar concesiones al negarse a elevar el límite de endeudamiento.

Pero una cosa sobre la que no he visto que se hable mucho es por qué el Sr. Trump piensa que tenemos un severo problema de deuda que requiere medidas extraordinarias.

Pero el Sr. Trump, podemos asumir, no ve datos económicos, o para el caso no emplea a nadie que pueda hacerlo. ¿Se acuerdan de cómo sugirió en febrero que la tasa de desempleo podría ser de hasta 42 por ciento?

Lo que sí hace es retomar lo que dicen los que lo rodean.

Y esta es la cuestión: las afirmaciones de que Estados Unidos está enfrentando una crisis de deuda han estado en todo el paisaje político durante años, desafiando tanto las cifras reales del servicio de la deuda como el veredicto del mercado, que quiere prestarnos dinero por casi nada.

Por tanto, realmente no sorprende que el Sr. Trump, quien no sabe mucho de política, haya recogido todas estas habladurías y no haya recibido el memorándum de que realmente se trata de encontrar excusas para recortar los programas sociales. Y sabe (o cree saber) mucho de estar sobre extendido con el crédito, ¡así que declaremos la bancarrota y hagamos un trato!

El punto es que esto no viene solamente del posible ignorante en jefe; el Sr. Trump está canalizando un disparate que no hace mucho se apoderó de buena parte del discurso de política supuestamente serio.

Los hechos tienen un conocido sesgo de centroizquierda

Recientemente mandé un tuit en respuesta a la afirmación del Sr. Trump de que Estados Unidos es la nación con más impuestos del mundo. De hecho, lo han sorprendido repetidas veces con esa afirmación, lo que hace todavía más vergonzoso que los entrevistadores de televisión simplemente lo dejen pasar. Pero, también me interesan las respuestas que he estado recibiendo, las cuales revelan algo sobre la situación más general (llamémoslo la política de la epistemología).

Como pudieran imaginar, he estado recibiendo mucha negación, con mucha gente 'explicando' que las comparaciones internacionales no incluyen impuestos de gobiernos estatales y locales. Muchachos tal vez no deberían hacer pronunciamientos confiados sobre temas que nunca han estudiado.

Y me entra la duda sobre todos los de ala derecha que han estado opinando. Después de todo, ¿no es un (falso) tropo del ala derecha que los problemas económicos de las naciones europeas son causados por sus excesivos estados benefactores? ¿Eso no sugiere que tienen gobiernos más grandes e impuestos más altos que nosotros? Bueno, ni hablar.

Sin embargo, también estoy recibiendo comentarios de partidarios de Bernie Sanders, quienes insisten en que cualquier cosa que digo debe estar equivocada, porque critiqué a su héroe. Y esto me sugiere que podríamos necesitar una aclaración sobre la doctrina de que los hechos tienen un reconocido sesgo liberal.

Más específicamente que parecen tener un sesgo centroizquierdista: los conservadores son buenos para la negación empírica, pero también algunos de la izquierda estadounidense.

Twitter: @paulkrugman

También te puede interesar:
Gran Bretaña, no te salgas de la Unión Europea
Simplificando la economía de la emisión de carbono
La rectitud no excusa la necesidad de cuestionar