Opinión

La extraordinaria historia del presidente Santos

 
1
 

 

Juan Manuel Santos. (http://es.presidencia.gov.co/presidencia/Paginas/presidente.aspx)

Pocas historias tan fascinantes en el escenario político actual como la del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Su perfil es decididamente carismático, aunque dentro de Colombia cuenta con una cantidad importante de detractores, y notoriamente entre ellos está Álvaro Uribe, el exmandatario que muchos colombianos añoran.

Juan Manuel Santos proviene de una familia influyente, dueña de uno de los periódicos de mayor renombre de Colombia, El Tiempo. Cuando joven, Santos aprendió de estrategia de la Marina, de donde obtuvo tres lecciones que marcaron su forma de pensar. Una de ellas era elegir un camino, una estrategia clara y comprometerse con ella; otra era priorizar las actividades para conseguir su objetivo sin distraerse en pequeñeces; y por último tomar decisiones en situaciones de conflicto. Esto último le resultó siempre más sencillo: del lado de enfrente siempre están 'los malos de la película', por lo que no hay nada que dudar. Simplemente se les ataca.

Cuando en su juventud Juan Manuel Santos se enfrentó a la disyuntiva de continuar una carrera periodística —que ya estaba predeterminada por el negocio familiar— o migrar hacia una carrera política —que día con día le tentaba más—, recibió un consejo sumamente valioso: un viejo político le dijo que si elegía el camino del periodismo tendría mucha influencia sobre los actores públicos; podía acabar con ellos con sus editoriales, y juzgarlos desde la trinchera del papel. Sin embargo, nunca tendría poder real. Por el contrario, si dejaba el periodismo y viraba su carrera hacia la política, correría el altísimo riesgo de fracasar, pero si triunfaba tendría el poder efectivo de cambiar la vida de las personas de su país. Eligió este último camino.

Santos fue Ministro de Defensa con Álvaro Uribe durante uno de los momentos más complejos de la guerra de Colombia contra el ELN y las FARC. Santos les doblegó; y en ese triunfo pudo abrir la negociación posteriormente. Ahora esta negociación le tiene ocupado día y noche, y aprovecha cuanto espacio público puede para enfatizar que el fin último debe ser la paz.

Lograr la paz no será sencillo. Para ello, Santos vive bajo una premisa: no distraerse con el ruido pirotécnico que hay alrededor de la negociación y concentrarse en su solo objetivo.

Esto le permite hacer oídos sordos ante sus peores críticos, entre los que está Uribe, quien hace unos días tuiteó: “Qué puede esperar una nación cuyo gobernante, Santos, la entrega al terrorismo por una mezcla de vanidad y cobardía!”.

No hay duda: sólo una paz duradera en una Colombia armónica es lo único que podría validar la estrategia de uno de los presidentes más visibles de la actualidad latinoamericana: Santos.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Clamor venezolano en Medellín
FEMSA Comercio no irá a la Bolsa pronto
Aportela, sobre el peso mexicano en el WEF