Opinión

La espina dorsal de
la reforma educativa

 
1
 

 

Escuela. (Cuartoscuro)

Sigue siendo tema la reforma educativa, particularmente lo referente a la evaluación de los docentes, cuyo aplazamiento se acortó a menos de un día después del proceso electoral.

En la conferencia que dio esta semana en el Club de Industriales el secretario de Educación Pública, ratificó que no habrá nada que impida que la misma se realice conforme estaba programado y puso un ultimátum a la CNTE para que regresaran a clases, so pena de no pagarles los días no trabajados.

Ya regresaron, pero continúan las marchas en la ciudad de México, así como los discursos combativos; sin embargo, ya sintieron que sí hay decisión política para frenarlos. El riesgo para ellos será perder todo.

Ayer EL FINANCIERO cabeceó su nota principal: “Sueldos millonarios a maestros en vandalismo”, y mencionó los ingresos de algunos de los dirigentes de la Sección 22. Meses atrás el Imco analizó algunas de las nóminas de Oaxaca y señaló un sueldo para algún profesor de 600 mil pesos mensuales, sin embargo, hubo una confusión por parte de quien hizo el trabajo, porque se trataba de sueldos acumulados y por alguna razón no pagados. Se desató una tormenta contra el Imco, que tuvo el mérito y el valor de darlo a conocer.

Siendo “comisionados”, a los maestros no se les debería pagar con recursos públicos, ni federales, ni estatales, sino con fondos sindicales. Sin embargo, fue una práctica generalizada durante la vigencia de la desconcentración de las nóminas a los estados.

Los “comisionados” con oficio del sindicato promedian más de cinco mil por año, y los pagan casi todas las entidades federativas, incluso en el DF, cuyo sistema es administrado por la SEP. Hay cuatro entidades federativas que no aparecen en el informe de resultados de la ASF, esto es porque no pagan a los comisionados con recursos federales, sino con recursos estatales.

La solventación, repito, se hace con el reintegro de los recursos a la cuenta del FAEB y les toca a los OIC la investigación y sanción correspondientes. Hasta la fecha no recuerdo ninguna acción en este sentido. Los gobernadores en corto argumentan que todo mundo lo hace, pero esto está sancionado por la ley.

Hoy con la concentración de las nóminas en la SEP, corresponde a ésta no pagar con recursos del nuevo fondo –el FONE– los sueldos derivados de la conciliación que se hizo, no debiendo pagarles un solo centavo a los “comisionados”, lo que incluye a los líderes, por supuesto.

Así es claro que la evaluación es la espina dorsal de la reforma educativa, sin ella no tendría sentido, ya que se mantendrían los casos de maestros impreparados, sin conocimientos, siendo hasta peligroso dejarlos ante un grupo. Claro, son producto de la herencia de las plazas, pero muchos de la venta de las mismas. La evaluación es necesaria y urgente, para evitar que eso se siga repitiendo.

El papel de los gobernadores ha sido difícil, en especial los primeros que firmaron el ANMEB, porque la mayoría no sabía lo que firmó, porque la mitad de las entidades no tenía un Sistema Estatal de Educación Básica financiado con recursos propios, porque pensaron que iban a disponer de los recursos para “gastar más” y nunca se imaginaron que serían etiquetados y condicionados, porque ignoraban las consecuencias de la doble negociación y tampoco tenían idea de lo que pasaría con la figura de “patrón sustituto”. Recordemos que ese año muchos gobernadores cambiaron y es hasta 1993 cuando empiezan a recibir recursos para cumplir su nuevo encargo. En 1997 los gobernadores de tres estados, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, se llevaron a sus profes después de un largo plantón en el DF y empezó el incremento de los días adicionales, que se generalizaron, sin ser nunca regularizados. La corrupción caracterizó las relaciones posteriores en los estados desde 1992.

Por lo que el tiempo de la tolerancia ya tiene que acabar.

Twitter: @davidcparamo

También te puede interesar:
Recobra su paso la reforma educativa
Futuro de la reforma educativa
La deuda de los nueve estados que eligen gobernador