Opinión

La energética bien vale un Frankenstein


 
En el Congreso, con tal de congraciarse con el PAN, se está gestando un elefante blanco que tiene como denominación Instituto Nacional de Elecciones (INE).
 
A pesar de que hay en la discusión temas sustantivos como la reelección de diputados, senadores y presidentes municipales, la segunda vuelta electoral, el referéndum y el plebiscito y hasta la eventual revocación de mandato, todos los ojos se centran en la creación de ese Frankenstein.
 
Los gobernadores ya dijeron que la propuesta para crear el INE “no transitará’’ por cuestiones de violación a la soberanía de los estados pero en el fondo está el temor de perder el control sobre los organismos estatales electorales que, curiosa independencia, dependen presupuestalmente de las arcas de los estados.
 
 
Y como en el PRI no quieren que el PAN les bote –de tirar- la reforma energética pero tampoco se quieren confrontar con los gobernadores, crearán una figura que centralizará los procesos… con el visto bueno de los gobernadores, sin desaparecer a los institutos locales electorales.
 
 
Eso porque, dicen, la reforma energética bien vale un Frankenstein.
 
 
Como si nos faltaran monstruos.
 
 
****
 
 
La Coparmex respondió ayer a los reclamos que diputados y senadores que se quejaron del “fascismo’’ del sindicato patronal por colocar en lugares públicos los nombres de los legisladores que votaron a favor del aumento de impuestos.
 
 
La Coparmex asegura que condena todo acto de violencia, que no los alienta y que estos deben ser denunciados.
 
 
Pero también pide a los legisladores rendir cuentas a sus electores de sus decisiones en el Congreso, es decir, pide transparencia a quienes hacen ¡las reglas de la transparencia!
 
 
Por último, el organismo ofrece sus 65 centros empresariales en el país para que los legisladores inconformes expliquen con manzanas no el sentido de su voto sino las razones por lo que lo hicieron.
 
 
Ah, y no dejarán de subir fotos y nombres porque sólo se está ejerciendo el derecho a la libre expresión.
 
 
****
 
 
Pese a su súbita reaparición cobijada por cinco ex gobernadores del PAN, Josefina Vázquez Mota aún evalúa si se lanza o no en pos de la presidencia nacional del partido.
 
Y no es que la ex candidata presidencial la esté haciendo de emoción, sino que el panorama político ha cambiado tanto que para lanzarse a esa aventura se requieren de muchos apoyos.
 
 
Por principio, la elección del presidente panista correrá a cargo de los 300 mil militantes y no de los 300 consejeros nacionales, como siempre ocurrió. (Ayer por cierto se publicaron los nuevos estatutos del PAN en el Diario Oficial de la Federación por lo que hay reglas nuevas).
 
 
Y luego está el problema del financiamiento porque una cosa es buscar patrocinadores para una campaña presidencial –en la que abundan- que para la presidencia del partido, a menos que tengan mucha visión de futuro.
 
 
¿Irá o no Josefina tras el trono de Madero? Depende de los recursos… humanos y financieros.
 
 
****
 
 
Sólo como una muestra del control que tiene el narco sobre Lázaro Cárdenas, Michoacán, ayer ningún medio de transporte público –colectivos, camiones o taxis-, brindaron servicio a la población.
 
 
No hubo una razón pública para la adopción de tal medida, simplemente los concesionarios no trabajaron. En el gobierno federal se tiene la certeza de que fue una orden de los grupos de delincuencia organizada que controlan la vida de la población, en represalia por la toma del puerto a manos de militares y marinos.
 
 
Y eso es apenas el principio.