Opinión

La encrucijada educativa de Oaxaca

Hoy se cumplen tres días consecutivos de protestas por parte de los militantes de la sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Oaxaca ante la complacencia e inoperancia que ha demostrado el gobierno de Gabino Cué para afrontar el problema.

Durante lunes y martes, los ‘maestros’ disidentes bloquearon calles, tomaron oficinas públicas e instalaron plantones en la ciudad de Oaxaca para manifestar su inconformidad, nada nuevo.

Simple y sencillamente se oponen a la reforma educativa que impulsa el gobierno de la República, con la aprobación del Congreso de la Unión, y tienen contra la pared, otra vez, al gobernador Gabino Cué. Le entregaron en propia mano un pliego petitorio irrisible y lo amenazaron con un paro indefinido de labores e instalar plantones en la ciudad de Oaxaca y en el Distrito Federal si no obtienen respuesta positiva a sus demandas en 15 días.

Los líderes de la CNTE saben que el gobernador Cué dobla las manos fácilmente y mire lo que exigen:

- Regularización de mil plazas.
- 900 plazas automáticas para normalistas.
- Aumento salarial.
- Liberación de sus presos políticos, entre ellos, aquellos sentenciados por secuestro.
- Promulgar una comisión de la verdad para castigar a los responsables por los crímenes y desapariciones de profesores y activistas ocurridos durante la revuelta social de 2006.
- Mejoras a la infraestructura escolar.

El reto es construir una ley estatal de educación que coincida a la perfección con la reforma educativa consagrada en la Constitución general de la República y respete y aplique a la perfección los mandatos de la Ley General de Educación. La pregunta es si lo logrará y a qué costo para los oaxaqueños, porque la historia de su gestión nos muestra que cuando hay que tomar decisiones firmes, al gobernador Gabino Cué le ha faltado carácter.

Por cierto…

Hoy el procurador de justicia de Veracruz dará una conferencia de prensa para ofrecer información sobre el asesinato de Gregorio Jiménez, un fotógrafo veracruzano que trabajó para Notisur y Liberal del Sur. La información disponible confirma que la autora intelectual del asesinato es su consuegra, Teresa de Jesús Hernández de la Cruz, dueña de un depósito de cervezas, con quien Gregorio tenía problemas.

Los autores materiales del crimen están detenidos e incluso existe un video del momento en que torturaban y asesinaban a Gregorio Jiménez.

Hasta el viernes.