Opinión

Economía mundial y patrón de los mercados globales, totalmente anormales

 
1
 

 

Inflación

En los últimos tiempos hemos estado observando algunos signos contradictorios en las estadísticas económicas globales, que al mismo tiempo se están reflejando en un patrón de comportamiento de los mercados financieros internacionales un poco extraño.

Por una parte, en la economía global real los indicadores recientes de actividad económica en varios países y regiones han estado registrando cifras de crecimiento superior al esperado, junto con una muy fuerte creación de empleos, y sin embargo la inflación en la economía global tiende a bajar en lugar de subir.

En Estados Unidos el PIB al segundo trimestre creció a 3.0 por ciento anual, el desempleo ha bajado a 4.3- 4.4 por ciento y la inflación ha estado bajando a 1.7 por ciento. En la Zona Euro el PIB está creciendo a 2.3 por ciento anual, el desempleo se ubica en 9.1 por ciento en julio, la menor desde febrero de 2009, y la inflación se registra en 1.5 por ciento anual. En Japón, el PIB está creciendo a una tasa anualizada de 2.5 por ciento, mientras que la inflación está en ceros, y el desempleo en sólo 2.8 por ciento.

En México las cifras de crecimiento también están saliendo arriba de lo esperado, (PIB del segundo trimestre en 3.0 por ciento) y el desempleo en 3.2 por ciento, pero la inflación ha estado repuntando, (índice de precios al consumidor 6.66 por ciento anual en agosto) detonada principalmente por las correcciones que se hicieron, a principios del año.

Por otra parte, los mercados financieros globales presentan un patrón anómalo, los precios de las acciones muestran una fuerte tendencia alcista, al mismo tiempo que los precios de los bonos también han estado subiendo, al reducirse la tasa de rendimiento que ofrecen. Por su parte, el precio del dólar ha tendido a debilitarse contra la gran mayoría de las divisas, lo que a su vez propicia un incremento generalizado en los precios de las materias primas.

Todo este patrón es también anormal. Por lo general, cuando los precios de las acciones suben, los precios de los bonos caen, aumentando su tasa de rendimiento, y a la inversa.

¿Qué es lo que está provocando que la inflación baje, a pesar de la mayor actividad económica y el menor desempleo?, ¿Qué está impactando en los mercados financieros para ver los rallys paralelos (en bonos y en acciones) y la reducción del dólar? Ambas preguntas no son fáciles de responder, pero podemos tener algunas pistas:

1. La enorme distorsión de algunos bancos centrales que siguen creando medios de pago en cantidades exorbitantes y mantienen tasas de referencia en terreno negativo. El Banco Central Europeo está creando 720 mil millones de euros al año, lo que sumado a los yenes que está creando el Banco de Japón generan una liquidez anual superior a 1.6 billones de dólares anuales. La creación de tal liquidez proveniente de una fuente distinta del dólar debería fortalecer a esa divisa, pero los mercados están viendo que estos programas de exagerada creación de medios de pago ya no tienen mucho sentido, dado el mejor desempeño de las economías. Sin embargo, la normalización de tasas y la reducción de los balances de los bancos centrales se ve a muy largo plazo.

2. La normalización de la política monetaria de la Reserva Federal también se ve a muy largo plazo. Es probable que la Fed mantenga sus tasas de interés en septiembre, pero podría dar indicios de iniciar una muy gradual reducción del tamaño de su balance.

3. La incertidumbre sobre la política fiscal del presidente Trump y sobre su permanencia en la presidencia también incide en las expectativas de mucha gradualidad en el alza de las tasas de interés en dólares.

4. La creciente tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte.

5. La sobredemanda de los bonos, generada por los programas de compra de esos títulos de los bancos centrales, por la sobrerregulación financiera, y el envejecimiento de la población mundial.

6. La globalización y la reducción de aranceles que permite la subcontratación de mano de obra a menores costos en países con bajos salarios, le va quitando fuerza a los sindicatos, y va permitiendo una más eficiente asignación de recursos y una mayor eficiencia en producción y en comercialización.

7. Los avances tecnológicos como la robótica, la automatización y la mecatrónica que van desplazando mano de obra por equipos sofisticados y robots en los procesos de producción.

8. La economía disruptiva en donde las compañías 'superestrellas' como Amazon, Alibaba o Uber, con nuevos modelos de negocios basados en alta tecnología, ganan fácilmente participación de mercado bajando precios. 

* El autor es presidente de Bursamétrica.

Correo: eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
Balance económico 2017
Mercado laboral sólido, pero la mayoría en la economía informal
Los 8 principales determinantes de las expectativas para el 2018