Opinión

La división de los banqueros

 
1
 

 

fintech

ACAPULCO.- La 80 Convención Bancaria parecía sería uno más de los encuentros que cada año se realizan y en la que hoy sabemos hay banqueros que han acudido de forma ininterrumpida por más de 30 años, pero terminó con dos frentes abiertos entre las diferentes instituciones que agrupa la Asociación de Bancos de México (ABM).

Los dos temas que ya generaron el inicio de una discusión, que quizás no veremos de manera pública, pero sí al interior, es la de las cuotas que pagan al Instituto de Protección y Ahorro Bancario (IPAB) y la nueva propuesta de ley conocida como fintech.

En el caso de las cuotas del IPAB, pese a que a nivel de la ABM no estaba en los puntos a tratar en la reunión privada con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade (que por cierto fue muy criticado por irse temprano y no dedicarle más tiempo e importancia como lo hizo su antecesor), fue un tema que se tocó a nombre de los bancos extranjeros que representa Emilio Romano. El Grupo D, conformado por bancos internacionales como Barclays, ICBC, Shinhan, Mizuho, Bank of China, Credit Suisse, American Express y Bank of Tokio Mitsubishi, entre otros, que piden que se paguen cuotas diferenciadas.

Esto porque según sus cálculos llegan a pagar hasta cinco veces más de lo que deberían, cuando muchos de ellos no tienen cuentas abiertas al público en general, por lo que el seguro de depósito no aplica.

El otro tema es el referente a la nueva Ley de Tecnología Financiera, conocida como fintech, que es la apuesta de bancos, principalmente de reciente creación, que están en alianzas con este tipo de empresas para atraer más clientes por esta vía. Pero el caso es que los grandes bancos comerciales, si bien tienen importantes inversiones en tecnología y aplicaciones novedosas, no ven con buenos ojos que en dicha ley prácticamente se les obliga a compartir los datos de sus clientes con estas pequeñas empresas financieras independientes, además de que comentan que al final México se está adelantando en una regulación que en Europa prevén que tarde un año más en presentarse y deberían estar en sincronía.

Ambos temas generaron ya en sólo unas horas bandos claros sobre quienes estarán a favor de esta ley, y quienes insistirán en tener cuotas diferenciadas, lo que abre la puerta a tener una regulación diferenciada que otro nicho de bancos ha pedido y que incluso formaron otra asociación en busca de ese camino, sin que a la fecha hayan tenido éxito, aun cuando existen ya dos tipos de licencia bancaria: la de banca múltiple y de nicho.

Y en el otro lado de la moneda, los ausentes notables en esta Convención Bancaria fueron Enrique Zorrilla, director de Scotiabank, que se repone de una operación, y Alejandro Valenzuela, director de Banco Azteca, que anda muy activo en otros países de la región y no llegó. La sorpresa: el saber que dos exsecretarios técnicos del IPAB ya forman parte de la iniciativa privada: José Luis Ochoa es desde hace un año el presidente de Banco Famsa y al sector de infraestructura vía Hermes se integró Lorenzo Meade.

Y como dice el dicho, el acomedido nunca queda bien. Mientras a unos banqueros les agradó el detalle del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, de llevar música y bailables regionales para amenizar la comida de cierre de la convención, otros la detestaron. En ediciones pasadas no había habido música. Por lo pronto la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Mejorar el servicio o pedir perdón, reto de la banca
¿Te gusta la tecnología? Trabajar en la banca es una opción
Se buscan mujeres en la banca