Opinión

La distópica interpretación de Trump sobre EU

 
1
 

 

me trump

El discurso inaugural de Donald Trump estuvo, por supuesto, lleno de mentiras. Sobre todo, hubo una representación de una distopía de colapso social y económico —o “carnicería estadounidense”— que tiene muy poco que ver con la realidad. Durante la campaña, Trump se salió con la suya con esta representación debido en parte a medios descuidados y cobardes, pero también gracias a las percepciones erróneas persistentes. El público cree consistentemente que la delincuencia está aumentando incluso cuando ha estado cayendo a niveles históricamente bajos; los republicanos creen que la tasa de desempleo ha aumentado e, increíblemente, que el mercado de valores cayó durante el mandato del expresidente Barack Obama.

La pregunta interesante ahora es si la carnicería falsa puede ser reemplazada por una no carnicería falsa. ¿Cuánta gente puede dejarse convencer de que las cosas están mejorando con la administración Trump-Putin aun cuando de hecho empeoren?

¿Realmente empeorarán? Casi por seguro. El desempleo probablemente aumentará durante los próximos cuatro años, aunque solo sea porque empezó bajo. Históricamente, la tasa de desempleo tiene una fuerte reversión a la media, y es probable que no pueda bajar mucho más que ahora; pero puede aumentar mucho más.

La delincuencia es un asunto menos claro, dado que realmente no sabemos por qué cayó. Pero no parece altamente probable que se den más declinaciones importantes. Ciertamente no veremos el fin del predominio de las zonas de guerra urbanas porque, ya sabe, para empezar, no existen. También es poco probable que el equipo de compinches de Trump ayude a aumentar los salarios reales.

¿Pero sus votantes pueden dejarse convencer de que las cosas estén mejorando cuando no sea así? La verdad es que no lo sé. A los puntos de vista sobre muchos temas los mueve el razonamiento motivado.

Cuando la gente dice que las cosas empeoraron durante el mandato de Obama, lo que realmente podrían estar diciendo —independientemente de cuál haya sido la pregunta— es que “odio la idea de que un negro esté en la Casa Blanca”.

No obstante, sospecho que afirmar una enorme creación de empleos cuando a la gente se le esté dificultando conseguir empleo no funcionará tan bien como lo hicieron las afirmaciones de que se estaba dando una carnicería. Supongo que ya veremos; lo que podría ser difícil si, como me temo, las agencias estadísticas comiencen a ser un blanco de ataque importante del nuevo régimen.

Twitter:@paulkrugman

También te puede interesar:

Se vislumbra una guerra comercial global

Un estímulo fiscal incierto

El aumento en las tasas de interés ha llegado, ¿ahora qué?