Opinión

La dislexia no es una desventaja

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

La dislexia no es una desventaja.

Dondequiera que voy, la gente se me acerca a compartir sus historias sobre cómo la dislexia ha afectado su vida. Muchos hablan de las enormes dificultades que han enfrentado debido a esta discapacidad, pero algunos también dicen que tener un cerebro que está conectado de manera diferente ha sido un beneficio. Les ayuda a ver las cosas desde perspectivas diferentes a las de todos los demás, y en ocasiones a proponer soluciones inusuales.

He escrito antes que creo que la dislexia es mi mayor fortaleza. Me ha enseñado a mantener las cosas simples, a superar dificultades y a enfocarme en aquello en lo que soy bueno. Después de conocer a tantas personas que también tienen dislexia, ¡me alegra ver que no soy el único que se siente así! Pero no siempre ha sido de esta manera.

Cuando estaba en la escuela, la dislexia era tratada como una desventaja. Mis maestros pensaban que era tonto y flojo. No importaba cuánto me esforzara, no podía seguir el ritmo o encajar con los otros estudiantes. Había algunas materias en las cuales me quedaba totalmente en blanco. Las matemáticas simplemente no tenían sentido; mi ortografía, puntuación y gramática no eran grandiosas. Y recordar hechos y cifras y luego regurgitarlos para los exámenes era una pesadilla.

Mi dislexia también me enseñó la importancia de delegar

Durante muchos años, pensé que yo era un caso perdido. Aun cuando realicé una prueba de CI, las preguntas parecían absurdas.

Pero una vez que dejé la escuela y me liberé de las prácticas de enseñanza arcaicas y las ideas equivocadas de otros, mi mente se abrió, y también mi mundo. Aprendí que las tareas que se esperaba completara en la escuela no se equiparaban con la forma en que el trabajo se realiza en el mundo real.

Cuando mis amigos y yo empezamos a desarrollar la marca Virgin, tuve que reconocer mis debilidades y aprovechar mis fortalezas, como hace cualquier líder de negocios. Yo era mejor para escuchar que muchos, pero en los negocios la gente tiene una tendencia a usar una jerga compleja. Ya que necesito que los conceptos sean sencillos y directos para comprenderlos, todos en nuestro equipo empezaron a evitar la complejidad y la jerga. Mi dislexia nos ayudó a hacer eficientes todas las comunicaciones en la compañía en general.

En consecuencia, Virgin desarrolló una forma simple y clara de hacer las cosas que se volvió parte de la cultura de nuestra empresa. Esto fue especialmente útil cuando, digamos, lanzamos un banco.

A lo largo de los años, este enfoque nos ha permitido encontrar caminos hacia la sencillez donde otros sólo veían complejidad. Pienso que vemos el panorama general y adoptamos un pensamiento poco convencional con más facilidad.

Creo que los clientes aman la marca Virgin porque no hablamos sobre ellos o los tratamos con altanería. Hablamos con ellos y de manera sencilla.

Mi dislexia también me enseñó la importancia de delegar. Demasiados emprendedores quieren controlar todas las decisiones y hacerlo todo solos. Había aspectos del trabajo en que sabía que yo no sería excelente, así que encontré a las mejores personas que pude y les delegué esas tareas. Como dice el refrán, para crecer, debes poder dejar ir.

Este hábito nos dio un fuerte impulso inicial sobre muchos de nuestros competidores. A menos que el director general y su equipo tengan habilidades para delegar, es muy difícil hacer crecer un grupo de empresas como las de Virgin. Y cuando nuestro grupo empezó a crecer, nuestros éxitos me enseñaron que mis primeras experiencias habían sido verdaderamente insignificantes, lo que me dio aún más resolución para superar los desafíos a pesar del temor al fracaso.

La dislexia no es una desventaja, y pienso que soy un ejemplo bastante adecuado; me ayudó a pensar creativamente. Disléxicos célebres como Henry Ford, Steve Jobs y Albert Einstein prueban más este argumento.

Sin embargo, las percepciones públicas no han cambiado mucho desde que yo estaba en la escuela. La mayoría de la gente ve a la dislexia como un rasgo negativo, y los disléxicos en todo el mundo no están recibiendo el apoyo que necesitan.

Se debe hacer mucho más, y esa es la razón por la cual estoy apoyando a Made by Dyslexia, una nueva organización de caridad global. Esta organización planea desarrollar campañas para educar a otros sobre el pensamiento disléxico y lanzar programas que identifiquen e inspiren a los disléxicos. Made by Dyslexia también pretende trabajar con gobiernos, líderes empresariales e individuos en todo el mundo para producir un cambio real y significativo para los disléxicos.

Se cree que hasta 17 por ciento de la población del mundo podría tener dislexia. Simplemente imagina la diferencia que pudiéramos hacer si todas estas personas fueran alentadas a volver realidad sus sueños y alcanzar su potencial.

La dislexia ha sido integral para mi éxito, y tratar la dislexia puede llevar a lecciones valiosas que beneficien a amigos y colegas también. El primer paso para el éxito de todos es aceptar que todos somos diferentes.

UNA FORMA DIFERENTE DE MIRAR AL MUNDO
Visita madebydyslexia.org para leer más sobre la dislexia y formar de involucrarte.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
El camino hacia un mundo con energía abundante y más limpia
¿Estás listo para correr riesgos?
Inteligencia humana vs. inteligencia artificial