Opinión

La deuda pública, al paredón

    
1
  

   

Marko Cortés

La danza de las cifras en torno al paquete económico cobra su esplendor en el debate legislativo. Mientras que unos defienden a ultranza lo presentado por la SHCP, otros de plano descalifican todo y lanzan acusaciones a diestra y siniestra por la “crisis económica” ocasionada por la actual administración.

El diputado Marko Cortés, coordinador parlamentario del GPPAN, dice que “el incremento de la deuda que ha tenido el gobierno federal priista de Enrique Peña Nieto, nos va a costar a los mexicanos, en costo financiero, 91 mil millones de pesos; sólo el incremento financiero”, deuda a la que se refirió como irracional para México e incontrolable.

Al respecto, Jesús Sesma, líder del PVEM en la Cámara Baja, retomó el dato de su par del blanquiazul y señaló que el incremento de la deuda que hoy tiene el país “es para pagar platos rotos de los dos sexenios anteriores” y aclaró que durante las administraciones panistas “hubo un endeudamiento excesivo” y que hoy lo que hace el gobierno de Peña Nieto es pagar los intereses de la deuda contraída, porque es un gobierno responsable y además esa acción genera confianza hacia los inversionistas externos, aceptación de la calificadoras y, sobre todo, genera estabilidad en la economía interna del país.

Dijo que en la construcción del PEF 2017 no hay cabida para posiciones radicales “del todo o nada”, y tampoco hay que ser ajenos a la situación de adversidad que aqueja a gran parte de las economías del mundo. “Que no nos vengan los del PAN ahora a querer presentarse como los gurús en este tema, cuando en los dos sexenios anteriores, de gurús no tuvieron nada”, precisó el representante de la bancada verde en San Lázaro.

Así, en medio del jaloneo por el reparto de los dineros, el tema de la deuda pública camina hacia el paredón. Otros posicionamientos sugieren recursos para el Fondo de Capitalidad, porque ese es un compromiso que se tiene con la naciente Ciudad de México; también señalan recortes presupuestales al gasto corriente en dependencias como la Presidencia de la República, pero que las reasignaciones no vayan a la Sedesol, porque hay indicios de que los programas serán para operación política.

Cabe mencionar que el análisis y discusión del Paquete Económico que se ha iniciado en la Cámara de Diputados involucra principalmente a las comisiones de Hacienda y Crédito Público, donde se trabajará la Ley de Ingresos, la de Presupuesto y Cuenta Pública y todo lo relacionado con el gasto público; también intervienen las comisiones de Justicia y la de Energía, para tratar lo relacionado con las reformas a la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo y las modificaciones a la Ley de Pemex y de la Ley de la CFE, respectivamente.

El PEF tiene que quedar listo a más tardar el 15 de noviembre y a eso se abocarán principalmente los legisladores de las referidas comisiones legislativas, entre calificativos de “responsables” o “irresponsables”. Los trabajos del Congreso de la Unión continúan en medio de voces que señalan que el número de comisiones es excesivo, son 56 con diputados y 66 en el Senado, de las cuales algunas presentan baja productividad. Pues sí, en tiempos de recortes y austeridad en el gasto público, no estaría mal que los congresistas echaran un ojo a ese rubro, porque para poner el ejemplo hay que comenzar por la casa.



También te puede interesar:
Clinton, Zavala, Herrera y...
Matrimonios igualitarios, a la deriva
Estabilidad y crecimiento en paquete económico