Opinión

La desventaja del crecimiento rápido

Es bastante común que los economistas conservadores intenten cerrar cualquier discusión sobre distribución del ingreso afirmando que la distribución es una cuestión trivial en comparación con las enormes ganancias del crecimiento económico.

Por ejemplo, el economista Robert Lucas escribió en un ensayo de 2004: “De las tendencias dañinas para la economía con fundamento, lo más seductor, y en mi opinión lo más venenoso, es enfocarse en cuestiones de distribución”.

La respuesta normal a esto es señalar que de hecho no sabemos mucho sobre cómo producir crecimiento económico rápido; los conservadores podrían pensar que ellos sí saben (bajar los impuestos y todo eso), pero no hay evidencia para apoyar su certidumbre. Y por otro lado, sabemos cómo marcar una gran diferencia en la distribución del ingreso, y especialmente cómo reducir la pobreza extrema.

Entonces, ¿Por qué no mejorar las cosas que sabemos cómo mejorar, al menos como parte de nuestra estrategia económica?

Pero hasta ese argumento podría estar concediendo demasiado.

Un nuevo estudio de S. V. Subramanian, profesor de la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que en países pobres y de ingreso medio bajo, uno de los aspectos más cruciales de bienestar, la desnutrición infantil, no se beneficia en nada con un crecimiento más rápido.

“Un incremento del (PIB) per cápita resultó en una caída insignificante en las atrofias”, informó recientemente Linda Poon en “Shots”, un blog de salud de la Radio Pública Nacional.

“Y cuando los investigadores compararon los cambios en el PIB con cambios en el número de niños de bajo peso o desnutrición aguda, no hubo ninguna correlación. ‘No fue que (la asociación) haya sido simplemente débil o chica’ dijo Subramanian a Shots. Ese fue el caso, dijo, especialmente para la atrofia.