Opinión

La despedida de Torreblanca como dirigente de AFEET

 
1
 

 

AFEET

Aunque entregará la estafeta de presidenta de la Asociación Femenil de Ejecutivas de Empresas Turísticas (AFEET) hasta febrero del próximo año, ayer Carmen Torreblanca encabezó su comida de despedida del cargo, el cual ejerció durante los dos últimos años, en los que sentó las bases para una nueva era de este organismo.

La presencia de algunas personalidades de esta industria, como la subsecretaria de Planeación y Política Turística de Sectur, Teresa Solís Trejo; el director de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid Flores, quien fuera durante muchos años subsecretario tanto de Planeación como de Operación de la misma Secretaría de Turismo, durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón; Fernando Olivera Rocha, secretario de Turismo de Guanajuato, quien acudió en su calidad de presidente de la Unión de Secretarios de Turismo de México (Asetur); y Lourdes Berho, exdirectora general del Consejo de Promoción Turística de México, entre otras, habla de la capacidad de convocatoria de Torreblanca, que así mostró el nuevo músculo con el que dejará la Asociación a su sucesora, Yarla Covarrubias.

Torreblanca, quien hizo carrera y nombre en la industria aeronáutica, aprovechó la reunión para despedirse como presidenta y para dar un sucinto informe de lo realizado durante su gestión, no sin antes resaltar que la AFEET tiene 47 años de existencia, agrupando a mujeres ejecutivas con altos valores de ética, profesionalismo, confianza y competitividad.

Además, que en el organismo participan representantes de toda la cadena de servicios del turismo, como agencias de viajes, operadoras turísticas, organizadoras de eventos, casas de incentivos, turismo receptivo, globalizadoras, líneas aéreas, hoteles, arrendadoras de autos, líneas marítimas, representaciones turísticas y universidades del ramo.

Recordó que cuando tomó la presidencia, su primer compromiso fue fortalecer a la agrupación incrementando el número de socias en el país, por lo que hoy deja una plantilla de 24 por ciento más de afiliadas, que hoy suman 360, lo que les permite ampliar su red de negocios.

También creó cuatro nuevos capítulos: Quintana Roo (resultaba increíble que la AFEET no tuviera una filial en el estado más turístico de México), Coahuila, Guanajuato y Oaxaca.

El segundo compromiso fue el de la capacitación, para mantenerse actualizadas en las nuevas tendencias del sector. Con este propósito celebraron dos Congresos Nacionales, en Puebla y en la Universidad Anáhuac, en la Ciudad de México. El primero fue transmitido en redes sociales y en Youtube, con un alcance orgánico de dos mil 765 personas; en tanto que en el segundo registraron cien asistentes más, llegando a través de los medios digitales a diez mil 700 visitantes.

Además, llevaron a cabo una convención en Ámsterdam, Holanda.

Igualmente, firmaron su adhesión a la Cruzada por la Capacitación Turística, un programa de la Secretaría de Turismo que les permite participar en cursos, diplomados y maestrías, no sólo a las socias, sino también al personal de sus empresas.

Tres cursos más se agregan a esta lista: historia de México, marketing digital y geografía turística, que en total sumaron 90 horas de clases.

El tercer compromiso consistió en mantenerse a la vanguardia en tecnología. En este rubro diseñaron una nueva página web, más amigable, dinámica y moderna; y desde su primera sesión de trabajo utilizaron Live Streaming, así como en todos sus eventos y congresos, para que pudieran estar presentes de forma virtual quienes no pudieron asistir personalmente.

Otras acciones más son que su revista NotiAfeet se realiza ya en forma electrónica; ahora participan activamente en redes sociales, elaborando ROI (Retorno de Inversión) que deriva en estadísticas para que sus patrocinadores puedan evaluar el alcance de su inversión; y desarrollaron una App, con la que hoy todas las agremiadas tienen en sus celulares las fechas de los eventos, acceso directo a redes sociales y un directorio de las socias para facilitar la comunicación y el networking entre ellas.

Hubo más compromiso, como continuar con labores sociales y el apoyo a la sustentabilidad; así como cuidar y optimizar los recursos de la Asociación, por lo que “entregaremos finanzas sanas y resultados transparentes, tanto a nuestras socias como a nuestro patrocinadores”.

Larga es la lista de lo reseñado por Carmen Torreblanca, pero el mejor resumen de sus dos años como dirigente lo hizo Olivera, cuando aseguró en su discurso que la AFEET no es un club social y hoy tiene un nuevo rostro.

También te puede interesar:
Olvídese del tequila, ¿qué tal un sotol o un pox?
El Festival de Cine de Los Cabos, un negocio en ciernes
Las quejas contra el One&Only Palmilla