Opinión

La derrota es huérfana

 
1
 

  

Candidatos Edomex (Nación 321)

Ante tantos generales y estrategas que hay en el equipo de Alfredo del Mazo, nadie se hace absolutamente responsable de nada. Todos opinan y proponen, incluso mandan a sus 'mejores elementos' para reforzar algunas áreas y se dejan llevar por el optimismo, el oportunismo y la complacencia.

No sólo desde las trincheras del gobierno de Eruviel Ávila operan temas de la campaña, sino también del propio equipo cercano del presidente Enrique Peña Nieto.

Así, con todo ese acuerpamiento, marcha la campaña del que, dicen muchos, será el próximo gobernador de la entidad mexiquense. Empero esto está muy lejano de la realidad por el hecho contumaz que reclama por la alternancia política en esa entidad.

El hartazgo de la población no sólo se refleja en ciertos sectores de la población, sino que ahora ocurre en los estratos sociales más contrastantes, entre los que más tienen y, por supuesto, entre los marginados. Los llamados corredores azul y amarillo pintan esta realidad a la perfección.

El tejido social está muy dañado y sólo falta una chispa, como fue el gasolinazo, para exacerbar el ánimo colectivo.

Si el abanderado del PRI, Verde, Panal y PES pierde, ¿quién será el verdaderamente responsable? Aquellos simuladores que presentan cuentas alegres al candidato, con cifras de votos infladas que ni el más optimista se atreve a vaticinar, o esos generales que prestan oídos necios a los reclamos ciudadanos.

Lo cierto es que en este momento la competencia está tan cerrada que Delfina Gómez, no por méritos propios, sino por el padrinazgo del Peje, está por encima de Del Mazo, y a pesar de la estela de corrupción, perfectamente documentada, que dejó cuando gobernó en Texcoco, dicha candidatura se ubica en las más altas preferencias electorales.

Si bien es cierto que Morena es sinónimo de corrupción, también es una realidad que los electores ven a López Obrador como una alternativa real de gobierno, y nos guste o no, su proyecto puede convertirse en ganador.

No basta con nadar de muertito en los debates, no es suficiente con tener algunas propuestas ingeniosas de campaña, como el salario rosa, ni siquiera alcanzará con tener un prestigio impoluto en eso de la corrupción. Lo real es que la desconfianza y poca credibilidad que generan los políticos entre la población está por los suelos, por lo que se requiere una nueva narrativa basada en candidatos diferentes, con discursos más creíbles y, sobre todo, desvinculados a lo que rechaza la población: los malos gobiernos inmersos en la corrupción y la impunidad.

Si Del Mazo no manda una señal clara de rompimiento con su antecesor, se queda inmerso en el círculo pernicioso de la complicidad.

Es un reto mayúsculo el que enfrenta el expresidente municipal de Huixquilucan que está, en estos momentos, incluso por arriba de sus capacidades reales, y en donde se requiere que toda la maquinaria electoral de su partido y sus aliados trabajen coordinados, disciplinados y con todas sus capacidades al máximo.

La elección del próximo 4 de junio no tiene en este momento ganador alguno, pese a que se diga lo contrario. La moneda está en el aire, y si bien es cierto que el segundo debate podría darle un empuje hacia arriba o hacia abajo a determinados candidatos, lo real es que ni las encuestas están posibilitadas de medir siquiera tendencias, ni los buenos augurios que se mueven más por responder a intereses de todo tipo, que a la realidad electoral del Estado de México.

Efectivamente, las ecuaciones electorales, sobre los votos que le quitará Juan Zepeda a Morena o los que sume Josefina Vázquez serán definitorios, como también lo será la operación en las casillas el día de la elección. Todo suma o resta; sin embargo, a un suspiro de que concluya todo, lo menos que se vale es lanzar las campanas al vuelo, como ya lo hacen muchos entre el equipo cercano del abanderado priista, que ya se saborean las mieles del triunfo y que serán los primeros que abandonen el barco si el resultado es adverso, porque en política las derrotas son huérfanas.

También te puede interesar:
Corrupción en Morena
Inminente desafuero de Tarek
Ineptitud de Eruviel Ávila