Opinión

La cultura adquiere nivel de secretaría de Estado

1
   

   

Cámara de Diputados.

Mientras que el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús
Zambrano se ponía la chamarra de los Pumas, mostrando su preferencia en la final del futbol, se realizaba la votación que a la postre creó la secretaria de Cultura como dependencia del Poder Ejecutivo.

Con una mayoría absoluta que contrastó con lo que ha ocurrido en los temas más relevantes que se han tocado en el primer periodo de sesiones, se aprobó el dictamen respectivo con 426 votos a favor una abstención y cero en contra, votación que podría señalarse como inédita por la suma de todas las fuerzas políticas representadas en San Lázaro que se pronuncian a favor de un tema que inició en medio de controversias y confrontaciones y que con el paso de las semanas se afinó hasta conseguir el consenso.

Como ya es costumbre, en las inmediaciones del palacio legislativo se apostaron los trabajadores de diversas instituciones culturales del Estado; más que para protestar, fueron para hacer acto de presencia y escuchar, mediante bocinas que se instalaron exprofeso, el debate en el que quedó claro que se preservan los derechos laborales adquiridos y diferenciados de los todos los empleados de la cultura en el país.

Entre los asuntos que le corresponden a esta secretaria es elaborar y conducir la política nacional en materia de cultura, además de conservar, proteger y mantener los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos que conforman el patrimonio cultural de la nación.

Conducir la elaboración del programa nacional de cultura de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables, así como su implementación y evaluación. Coordinar conforme a las disposiciones jurídicas aplicables, las acciones que realizan las unidades administrativas e instituciones públicas pertenecientes a la administración pública federal centralizada y paraestatal en materias de investigación científica sobre antropología e historia relacionada principalmente con la población del país y con la conservación, restauración del patrimonio cultural, arqueológico e historia, así como el paleontológico.

Ante el resquemor de incrementar el gasto burocrático, sobre todo en un entorno económico adverso, la creación de este ente gubernamental no generará más gasto del que ya se tiene presupuestado para el sector, al contrario, al evitar duplicidades en programas, se vislumbra una disminución del gasto operativo.

Queda pendiente la discusión de la Ley General de Cultura que se hará en 2016 y que defina el rumbo a seguir, además se debe crear un observatorio de políticas públicas que genere indicadores de su impacto en el entorno cultural.

Ante el cuestionamiento sobre un posible debilitamiento de la Secretaría de Educación Pública por la pérdida en su ámbito de competencia de todo el tema cultural, los diputados entrevistados señalaron que al contrario, ya que se fortalece la capacidad del Estado en dos temas torales para la población y que son precisamente la cultura y la educación.

El diputado de Nueva Alianza, Alexander Aguiluz Zetina apuntó que contar con una secretaria que deje de depender de otra para su funcionamiento cotidiano, se verá reflejado en una economía de procesos y de recursos. Recordó que desde 2012 la plataforma de su partido propuso la creación de la secretaria de Cultura que deje atrás la visión rígida, burocrática y corporativista, sustituyéndola por una visión integral, incluyente, que permita definir el concurso de los mexicanos en el modelo cultural que se requiere para el siglo XXI, que se convierta en un modelo de desarrollo para el país.

El propio líder nacional del Panal, Luis Castro Obregón, reconoció el esfuerzo del presidente Enrique Peña Nieto al impulsar la creación de esta dependencia que será el parteaguas en precisamente la democratización de la cultura.

En enero y febrero del próximo año se reanudan los foros de discusión entre especialistas que participen en la construcción de una política cultural incluyente que destaque el lugar que le corresponde a temas como la industria creativa, arte y música contemporánea; danza y teatro, entre otras expresiones artísticas.

También te puede interesar:

Se aprueba reforma política más importante para el DF

Sin privatizar, se aprueba un nuevo PENSIONISSSTE

Viene lo mejor del sexenio de EPN