Opinión

La cuesta de la primera quincena de enero en perspectiva 

 
1
 

 

inflación consumo, consumidor, ventas (Bloomberg/Archivo)

El incremento en los precios medido a partir del Índice de Precios al Consumidor (INPC) frecuentemente genera controversia por quien considera que no refleja lo que se observa en el mercado y piensa, por tanto, que la inflación es más alta que la reportada. Las críticas generalmente van acompañadas de una experiencia de compra, se utiliza un argumento anecdótico para sacar una conclusión general o se hace mención de algún producto que se considera subió su precio en un porcentaje muy elevado, sin tomar en consideración (lo cual es natural) que para integrar el INPC el INEGI recopila mensualmente más de 230,000 cotizaciones de productos específicos que se agrupan en 283 productos genéricos. En este sentido algunos podrían pensar que la inflación reportada por el INEGI para la primera quincena de enero de 1.51%, que corresponde a una inflación anual de 4.78 %, es baja considerando lo que observan en su vida diaria. No es el caso.

La consistencia en la elaboración del INPC a través del tiempo, nos permite analizar cómo han sido las cuestas de las primeras quincenas de enero en los últimos años y está cuesta resulta sorprendentemente alta.

Con la disminución de la inflación que hemos tenido en nuestro país en las últimas décadas, la cuesta de enero había sido una cuesta cada vez menos elevada; así por ejemplo, el incremento de precios de la primera quincena de enero vs la última quincena de diciembre fue en promedio de 1.54 % en los noventas, bajó a 0.35 % en la primera década de este siglo y del 2010 al 2016 fue de 0.27 %. El incremento de precios de la primera quincena de enero del 2017 se parece mucho al promedio de los noventas y no se había dado desde 1999, que fue de 1.62 %.

La diferencia cualitativa de la cuesta de la primera quincena de enero tiene que ver evidentemente con la contribución del rubro de Energéticos que incide con 1.24 puntos porcentuales. Para que el lector tenga una referencia, desde que se publica la incidencia de los energéticos en la inflación (2003) la contribución más alta para una primera quincena de enero se había dado en el 2014 con solo 0.18 puntos porcentuales.

Se ha dicho que será un efecto por única vez y que la inflación se estabilizará a los niveles previos en el 2018; lo que no se dice es que eso sólo sucederá si se promueve una reforma no cosmética del gasto del sector público. De otra forma tanto los incrementos a los precios de los bienes y servicios del sector público como a los impuestos al consumo seguirán gravitando en la inflación.

El autor es Profesor Asociado del CIDE

También te puede interesar:

Es de seguridad nacional

2017: Entre la incertidumbre y los buenos deseos

El impacto en México de las medidas anunciadas por Trump en materia de inversión (II)