Opinión

La crisis en el Estado de México

Lo que sucede en el Estado de México obedece a una realidad triste y preocupante, que va más allá de “una jugada política para quitar al gobernador” Eruviel Ávila, como lo plantea en su pedestre lenguaje López Obrador.

A principios de mes el derrotado candidato presidencial realizó una insólita defensa del gobernador mexiquense, a quien -dijo- “quieren culpar” por los altos índices de violencia en esa entidad.

Para AMLO la realidad siempre tiene que ver con “jugadas políticas” y no con hechos concretos. Es lo que tiene en mente. Y por eso lanza guiños a Eruviel Ávila, sin reparar en los índices de criminalidad desbordados en el Estado de México.

Vamos a los hechos. De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2014 el Estado de México ocupa el primer lugar en robos, robo con violencia, homicidio, secuestro y extorsión. ¿Algo más? Sí, lamentablemente hay mucho más.

A nivel nacional, según la Encuesta Nacional de Victimización, del Inegi, los habitantes del Estado de México son los que más sienten a su entidad como insegura: 90.7 por ciento de los mayores de 18 años así lo perciben, por encima incluso del estado de Guerrero (86.9 por ciento).

Se puede argumentar que el Estado de México ocupa los primeros lugares en la lista negra del crimen y el delito, porque es una entidad muy poblada. Mídase como se mida, la entidad mexiquense es de dar miedo.

Según el índice por cada cien mil habitantes, los municipios del Estado de México son de los más violentos del país.

En lesiones dolosas (por cada cien mil habitantes), el Edomex tiene a 11 de los 20 municipios más violentos del país: Cuautitlán es el tercero y Texcoco el cuarto a nivel nacional.

Por lo que respecta a robo con violencia, el Estado de México tiene a nueve de los 20 peores municipios del país: Cuautitlán Izcalli es el quinto y Naucalpan el sexto.

En extorsión tiene a seis municipios entre los primeros 20 (Texcoco es el quinto municipio con más extorsiones a nivel nacional, medidas por cada cien mil habitantes).

De los primeros 20 municipios en violación, dos son del Estado de México, Cuautitlán y Huehuetoca. Y en secuestros por cada cien mil habitantes, tiene a ocho municipios entre los primeros 50 del país.

Ahí están los datos duros. Por ello la entidad más insegura del país, según sus habitantes, es el Estado de México.

Eruviel Ávila ganó con una contundencia histórica las elecciones para gobernar el Estado de México, pero hasta el momento no ha dado resultados. Al contrario, la criminalidad ha subido y hay desazón en esa entidad.

¿Debe irse por ello el gobernador? Habrá que ver qué sale peor, el remedio o la enfermedad. Pero lo que suceda y está sucediendo -como la llegada de Damián Canales a Seguridad Pública del Estado- obedece a realidades concretas y no a “jugadas políticas”.

Estelas

Los adalides de la “comunicación democrática”, Cuauhtémoc Cárdenas y Javier Corral, llaman a una cadena humana contra las leyes de la reforma en telecomunicaciones. El primero, como casi siempre, no sabe a lo que va. Y el segundo sabe perfectamente a qué va y a quién le sirve...