Opinión

La cosa arde

 
1
 

 

Línea 12.

Gil lee a los columnistas de fuste y fusta que publican en sus periódicos y se le ponen los pelos de punta. Tantos comentaristas no pueden estar al mismo tiempo equivocados. Dos impactos que dieron en el blanco derribaron el helicóptero Cougar Mat 1009 de la Fuerza Aérea Mexicana. El aparato cayó envuelto en llamas y seis militares murieron calcinados. Eduardo Guerrero Gutiérrez escribió en una página contigua de su periódico EL FINANCIERO que “se avecinan meses complicados” y que el gobierno federal y el gobierno estatal se encuentran ante la incógnita de los gobiernos municipales y los 125 alcaldes que serán elegidos. A Gilga le empiezan a dar unos mareos. Resulta que la violencia no sólo no ha disminuido durante el gobierno de Peña Nieto sino que se ha consolidado en Jalisco y sus alrededores uno de los grupos criminales más poderosos del mundo.

Agárrense (dicho esto sin la menor intención de albur alguno). Guerrero sabe un rato largo de estos asuntos y ha escrito: “De acuerdo con la DEA, la alianza criminal integrada por Los Cuinis (líderes en el tráfico de drogas sintéticas en varios continentes) y el Cartel Jalisco Nueva Generación (que funge como brazo armado de la organización) constituye la asociación criminal económicamente más poderosa del Mundo”. Leyó usted bien: ¡del mundo! Palabras muy similares escribieron en sus columnas Ricardo Raphael de la Madrid y Héctor de Mauleón. Digamos un salmo o recemos algo. “El CJNG ha invertido parte de sus cuantiosos recursos en adquirir armamento de primera generación y en reclutar a criminales con experiencia que sobrevivieron al desmembramiento de otras organizaciones”, escribe Guerrero, y Gilga pone el grito en el cielo. Si Gamés ha entendido algo, cosa improbable, la lluvia de balas arreciará, con sus muertos, sus ciudades sitiadas, sus fuegos cruzados, sus desaparecidos. En fon.

Naderías

Frente al desafío del hampa al Estado mexicano, todo parece poca cosa. Según Javier Coello, abogado del empresario Jorge Vergara, se investiga a su mujer Angélica Fuentes por un supuesto fraude de entre tres y cuatro mil millones de pesos que salieron a Suiza y a Estados Unidos como si hubieran sido lanzados por un RPG-22, o como se diga. El abogado afirma, aunque no lo ha demostrado, que la señora Fuentes (miren el cuidado y la presunción de inocencia) utilizó una copia de la firma de Vergara para abrir cuentas y realizar contratos de donación, además de firmar pagarés a su nombre y utilizar cuentas en Suiza para hacerse préstamos.

El abogado dijo: “El señor Vergara empezó a detectar algunas situaciones a principios del año y se empezó a hacer una auditoría y se logró que un juez del ramo mercantil de Guadalajara dictara medidas cautelares”. Gil se imagina al empresario Vergara caminando por su amplísima oficina con las manos entrelazadas en la espalda y charlando con un amigo: no sé, no sé, algo raro ocurre aquí pues me faltan unos tres o cuatro mil millones de pesos. ¿De casualidad tú no sabes lo que pudo ocurrir? La verdad es que Vergara debe vender a las Chivas de Guadalajara, así matará dos pajarracos de un tiro, recuperará su pequeño faltante y le permitirá al rebaño sagrado volver a ser el equipo de futbol que un día cimbró estadios. Gilga no cobrará ni siquiera diez millones de pesos por este consejo. Ya todo se cobra en millones, miles de millones: las armas, los fraudes, las campañas electorales, en fon.

Más millones

Confirmado: la Línea 12 del Metro ni es línea, ni 12, ni Metro. El fiasco más caro que recuerde la ciudad de México sigue arrojando millones y millones de pérdidas. Gil lo leyó en su periódico El Universal: “los ingenieros han encontrado un ‘desconchamiento’ de los rieles; esto es, que en las partes laterales hay desgastes en las vías que podrían provocar fisuras. Para atender el desgaste ondulatorio en las vías
–donde se ha aplicado la técnica del amolado, una máquina que pasa sobre los rieles para limar la superficie– es necesario cambiar las piezas como medida preventiva”. La empresa encargada de realizar este trabajo se llama Comsa y cobrará 119 millones, hay que redondear, adicionales a los 883 millones de pesos que el gobierno del Distrito Federal, a través de la Secretaría de Obras y Servicios, destinó para el pago de la rehabilitación del tramo elevado de Culhuacán a Tláhuac. Total: un mugrero. El desconchamiento, el ondulamiento. Es que de veras.

Gamés les trae una idea: que la esposa o exesposa de Vergara ponga mil quinientos millones de lo que supuestamente le birló al empresario y listo, la Línea 12 se convierte en una gran línea de transporte colectivo. Qué, ¿no es buena idea?

La máxima de George Bernard Shaw espetó dentro del ático de las frases célebres: “El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Marcos y la niebla
Ofensiva y zafarrancho
Cientos de alcaldes