Opinión

¿La corrupta ALDF?

    
1
   

    

ALDF

Hoy es un día importante para la Ciudad de México.

Hoy se vota en el Pleno de la Asamblea Legislativa local el Sistema Anticorrupción de la Ciudad de México.

Esto sería una extraordinaria noticia sino fuera por nuestros diputados locales que el jueves, en menos de una hora, aprobaron un paquete de once dictámenes que incluye cambio fundamentales a lo establecido en el Sistema a nivel nacional y en la propia Constitución de la ciudad. En pocas palabras, tomaron el nombre del Sistema Anticorrupción y lo adaptaron a su conveniencia, lo destrozaron.

Primero, hagamos algunas definiciones para conocer la trascendencia de los cambios en los nombramientos de actores clave del sistema:

Contralor: Parte de la Auditoria Superior de la CDMX y clave en el comité coordinador, hará la función de un auditor interno.

Titular de entidad de fiscalización: Hará labores de auditor externo.

Fiscal anticorrupción: Investigará y perseguirá las denuncias. Es quien debe velar por la eficacia del Sistema en materia penal y procurar la justicia.

Secretario técnico: Coordinará las diferentes entidades del Sistema Anticorrupción y ejecutará las decisiones del comité coordinador. Su papel es clave en el seguimiento de los fenómenos de corrupción.

Sin embargo, nuestros diputados locales han decidido que:

-El contralor, el titular de la entidad de fiscalización, el fiscal anticorrupción y el secretario técnico se elijan por mayoría simple y no mayoría calificada. ¿Qué significa? Que su designación se aprobará por la mayoría de los diputados presentes en sesión y no por dos terceras partes del Congreso, como lo exigen el sistema a nivel nacional y la Constitución. Esto importa si se sabe que la práctica común de la ALDF es la unión del PRI, PVEM, PAN y PRD en votaciones cuando pactan fuera del Pleno.

-Proponen que para la elección del fiscal anticorrupción la terna sea elegida por el jefe de Gobierno, y el candidato electo por la Comisión de Gobierno de la ALDF y no por el consejo judicial ciudadano, como lo marca el artículo 37 de la Constitución de la CDMX.

-El contralor y el fiscal anticorrupción podrán durar siete años y pueden reelegirse. Sólo la ALDF tendrá la decisión de elegirlos y aprobar su reelección, sin participación del consejo judicial ciudadano, violando la Carta magna local.

Ayer por la tarde, un grupo de constituyentes de la CDMX, defensores de derechos humanos, dirigentes sociales y organizaciones ciudadanas, firmó un pronunciamiento titulado 'No legislar sobre anticorrupción de espaldas a la sociedad', donde exhiben lo aprobado por los diputados locales:

“Una de las principales características del SNA establecido en la Constitución, es la participación ciudadana, tanto en su diseño como en su instrumentación, requisito indispensable para que funciones y tenga la credibilidad necesaria.

“En el diseño del Sistema Anticorrupción de la Ciudad de México, lo anterior no ha sido tomado en cuenta. La forma en que las Comisiones Unidas de la Asamblea Legislativa dictaminaron las once leyes que lo integrarán ha sido totalmente contraria a cualquier idea de democracia y de Parlamento abierto. La ciudadanía ha sido totalmente excluida, lo que resultará, de seguir este camino, en un Sistema sin ninguna confiabilidad”, dice el documento.

He ahí la importancia de que exijamos a nuestros diputados transparencia y un sistema apegado a la Carta Magna. ¿Por qué 'adaptar' de manera torpe el Sistema? La única respuesta lógica es la perpetuidad de la corrupción.

Les conviene, hay que decirlo con todas sus letras. Nuestros diputados locales están haciendo justo lo que Javier Duarte y Roberto Borge querían hacer antes de salir de su gobierno, un Sistema Anticorrupción local a su modo. No lo permitamos. Viene 2018, señalemos a los legisladores que luchan contra la corrupción y también a los que la perpetúan.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
A la Secretaría de Comunicaciones y Transportes
No quieren encontrar al espía
Fallaron en todo