Opinión

La Confianza y el caso Ayotzinapa

1
 

 

Padres de normalistas

Presidente de Sociedad en Movimiento.

¡Que difícil es conquistar la confianza y que fácil es perderla!

Sobre la confianza, lo hemos dicho en repetidas ocasiones, se construye desde una familia hasta un gobierno, pasando por empresas, organizaciones sociales y empresariales, partidos políticos, y todo aquello que agrupe a dos o más personas ¿La más importante? La confianza en uno mismo.

Pero en México sufrimos un notable déficit de confianza particular, pero no exclusivamente, en nuestras autoridades. La corrupción es el cáncer que corroe la confianza, y desafortunadamente aquella se ha extendido a límites inaceptables pues ocupamos el lugar 103 en esta materia en el concierto de las naciones, con un deterioro palpable y preocupante en los últimos 15 años.

El caso de los normalistas de Ayotzinapa, que implica la desaparición –y quizás la muerte por incineración en un basurero- de 43 estudiantes, se transforma en un caso paradigmático en donde quedan involucrados en diversos grados el en aquel entonces gobernador del Estado de Guerrero, Angel Aguirre Rivero, el presidente municipal de Iguala y su esposa, las fuerzas armadas presentes en la región, y tres partidos políticos, el PRD, el PRI y Morena. Todo un escándalo de magnitud descomunal que afecta al propio Presidente de la República y en donde el narcotráfico muestra, en forma ostensible, su horrible rostro. Se encarga de la investigación a un grupo especializado cuyo informe final discrepa, en parte, con el que presentó la PGR, quien hizo un trabajo notoriamente insuficiente que provoca el desprestigio de su titular Murillo Karam, quien aseguró que contaba con la “verdad histórica” de los hechos, cuando ésta era al menos insuficiente y en algunos casos errónea.

Las reacciones de las autoridades, en adición a las ya señaladas, son dignas de análisis, según lo señala el Análisis Semanal del Seminario Político dirigido por Pedro Javier González: Enrique Peña Nieto declara "el primero en asumir el pleno interés, no sólo como Presidente de la República, sino porque la sociedad mexicana demanda y tiene razón en saber con verdad qué fue lo que ocurrió"; Arely Gómez, titular de la PGR en sustitución de Murillo Karam anuncia un nuevo peritaje en el basurero municipal de Cocula, Guerrero, el cual estará a cargo de un "cuerpo colegiado de forenses del más alto prestigio" con el objetivo de determinar si en ese lugar fueron o no incinerados los cuerpos de los normalistas; Osorio Chong, titular de la SEGOB recordó que quien abrió las puertas a los expertos para este caso fue el propio presidente, "buscando transparencia en la investigación y la verdad, y con ello, por supuesto, el castigo a los culpables"; PRD y PAN en el Senado consideraron que se debe investigar la actuación de autoridades de los 3 órdenes de gobierno que tuvieron conocimiento de los hechos, y que el gobierno federal debe estar dispuesto a enfrentar el problema en su tamaño real; PRD y PAN en el Senado: consideraron que se debe investigar la actuación de autoridades de los 3 órdenes de gobierno que tuvieron conocimiento de los hechos del caso Ayotzinapa, y que el gobierno federal debe estar dispuesto a enfrentar el problema en su tamaño real; la fracción parlamentaria del PVEM en la Cámara de Diputados, demandó la comparecencia de Andrés Manuel López Obrador, Armando Ríos Piter y del ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, por su cercanía con el ex edil de Iguala, José Luis Abarca; José Narro Robles, Rector de la UNAM, consideró que el informe de expertos independientes sobre el caso Iguala debe ser analizado y llegar a la verdad "sin adjetivos". Héctor Astudillo, Gobernador electo de Guerrero, sostuvo que el informe del GIEI-CIDH debe analizarse, considerarse e incluirse para que ayude a saber la verdad. Reiteró: "ni perdón ni olvido en el caso Ayotzinapa. Ahí lo que tiene que haber es justicia". Amnistía Internacional y Human Rigths Watch, exigieron al gobierno de México llevar a la justicia a los responsables de las fallas en las investigaciones y abordar de manera inmediata las deficiencias descubiertas en la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Hasta aquí lo señalado por el Análisis Semanal del Seminario Político.

¡Sí! “los 43 normalistas de Ayotzinapa” es un caso que ha cimbrado a nuestras autoridades al revelar, entre otras cosas, el contubernio entre ellas y el narco. La sociedad se muestra al mismo tiempo conmovida por los hechos y rabiosa por la ineptitud y corrupción manifiesta de la autoridad ¿Hasta cuándo soportará (soportaremos) estos escándalos intolerables producto de la incapacidad y del contubernio de las autoridades?

Mañana será otro día.

También te puede interesar:

¿En dónde están los líderes que tanto necesitamos?

El mensaje oculto tras los cambios

¿Volverá el PAN a ser el PAN?