Opinión

La clave es Horcasitas

1
  

    

Enrique Horcasitas. (ilustración)

Hasta dónde va a llegar la investigación en el caso de la Línea 12 del Metro, depende de Enrique Horcasitas, exdirector del proyecto, actualmente prófugo de la justicia. De él depende la suerte de Marcelo Ebrard.

Si Horcasitas habla, Ebrard se hunde o se salva.

En marzo de este año Enrique Horcasitas mandó una carta explicativa a la Cámara de Diputados en la que afirma que el tipo de tren “no tiene una configuración adecuada para operar la línea con costos usuales y aceptables”.

Se trata de una confesión de parte: el director del Proyecto Metro dice que los 30 trenes adquiridos sin concurso a la empresa española CAF no sirven para operar la Línea 12.

Lo único que tiene que contestar Horcasitas es quién le ordenó arrendar esos 30 trenes, en 18 mil millones de pesos, si no sirven para las vías.
Ahí está el negocio. Bueno, uno de ellos, porque hay muchos más en la construcción y equipamiento de la “Línea Dorada”.

El arrendamiento de trenes, por adjudicación directa, se hizo con pleno conocimiento de que la Línea estaba destinada al fracaso por incompatibilidad de vías y trenes.

Iba a ocurrir un accidente pues los vagones se iban a descarrilar, como lo advirtió la empresa auditora francesa Systra.

¿Quién le dio la instrucción a Horcasitas de adquirir esos trenes?
¿Quién le pidió guardar silencio de lo que ya sabía: que no servían para esas vías?

Horcasitas se lava las manos, pero no está libre de responsabilidad.
¿Por qué guardó silencio cuando se adquirieron esos trenes a CAF? Él era el director del Proyecto Metro.

Su obligación era reportárselo a su jefe Marcelo Ebrard.

¿Le dijo o no le dijo? Ahí está la clave. Si no le planteó la realidad a Ebrard, como se la expuso a los diputados en marzo de este año, entonces la responsabilidad es enteramente suya.

Hay más. Horcasitas se contradice al informar lo anterior a los diputados, pues él conocía los trenes que se iban a traer.

Enrique Horcasitas viajó dos veces a España a entrevistarse con los funcionarios de CAF, beneficiarios de la adjudicación directa de los 30 trenes por 18 mil millones de pesos, antes de que éstos llegaran a México.

¿Qué negoció? ¿A nombre de quién?

Hoy Marcelo Ebrard y Enrique Horcasitas están fuera del país. El primero en Francia y la última vez que se le vio al exdirector del Proyecto Metro fue en Miami.

Tiene que venir a decir lo que sabe.

¿Él, de motu propio, hizo las negociaciones y trajo trenes que sabía que no iban a servir para la Línea 12? ¿Él decidió adquirirlos por asignación directa?

Lo tiene que responder. Ahí está la clave.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
¡Basta!, a la CNTE
El manotazo de Mancera
La repulsa a Trump nos unió