Opinión

La ciudad se desborda

 
1
 

 

Precontingencia. (Cuartoscuro)

La historia no es nueva. Como otras demarcaciones, en la Delegación Miguel Hidalgo, existen muchos predios donde se desarrollan proyectos inmobiliarios de manera irregular. Son indudablemente asuntos de interés económico, de desarrollo lógico de la ciudad, pero también alentados por el desorden urbano con que la metrópoli sigue creciendo.

Históricamente e incluso en estos días pueden verse casos de expansión desbordada en otras delegaciones como en Cuajimalpa, o incluso en otras donde el desarrollo inmobiliario alentó el inicio de un gran debate en torno a la edificación de vivienda por los abusos de desarrolladores y la incapacidad de la autoridad para contener con una normatividad más específica las necesidades y ritmos del mercado inmobiliario.

Pero donde el desarrollo irregular pesa, es en zonas residenciales, donde se combina el interés inmobiliario y el de vecinos que pelean por mantener la exclusividad y tranquilidad de sus suburbios.

Para muestra, basta un botón: en el predio ubicado en Amatepec 263 en Lomas de Chapultepec, vecinos del Comité Ciudadano Lomas de Barrilaco, que encabeza Andrea Legorreta, apelaron una resolución de la Segunda Sala Ordinaria del Tribunal Contencioso Administrativo del Distrito Federal, porque viola leyes urbanas.

El pasado 27 de octubre de 2015, dicha Sala determinó que era válido un Certificado de Acreditación de Derechos Adquiridos sobre el inmueble ubicado en Sierra Amatepec 263, con número de folio TYD00226/2005, cuando ya había prescrito.

Los vecinos interpusieron un Recurso de Apelación a dicha resolución, pues consideraron que es ilegal la determinación de la Segunda Sala, entre otras razones, por el simple hecho de que el artículo 45 de la Ley de Desarrollo Urbano establece que los derechos adquiridos son válidos siempre y cuando se hayan utilizado de forma continua. Esa es una regla básica de quienes siguen temas de gestión urbana en la ciudad.

Se sabe que existen múltiples pruebas en el expediente de Sierra Amatepec 263, que constatan que el inmueble fue y ha sido siempre una vivienda particular unifamiliar, lo que claramente quiere decir que no pueden invocarse derechos adquiridos distintos.

Como era de esperarse, este desarrollo inmobiliario que lidera Humberto Artigas y socios, no es el único, hay otros desarrollos presuntamente ilegales en Pedregal 24, en Montes Apalaches en el Bosque de Chapultepec y en Barrilaco 345.

Como en otros casos, el asunto depende de la decisión de los magistrados de la Segunda Sala Ordinaria del Tribunal Contencioso Administrativo del DF. La disyuntiva de su decisión es si resuelven conforme a derecho y nieguen el uso ilegal de los supuestos derechos adquiridos que fueron invocados mañosamente, o lo permiten como ha sucedido en otras zonas de la ciudad.

Qué lejos estamos de los referéndums de fondo como el que se ha vivido durante semanas en Berlín, donde la población votó por la reutilización de los 3 aeropuertos que serán sustituidos por el nuevo aeropuerto Berlín Brandemburgo “Willy Brandt”. Todo parte de una iniciativa que en los últimos años ha alentado el Ayuntamiento para urbanizar y transformar el puerto aéreo insertando vivienda, oficinas, biblioteca y áreas públicas para interacción social.

¡Un cambio de chip, qué bien nos vendría!

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Retail mantiene expansión

Viejos usuarios, nuevos inmuebles

Crisis y oportunidad