Opinión

La CIA, obsesionada con su propio monstruo, el Frente El Nosra de Siria


 
 
Estados Unidos y sus aliados, desde la OTAN hasta las monarquías retrógradas de Arabia Saudí y Qatar, quieren la cabeza del presidente sirio, Bashar el Assad, pero al mismo tiempo temen que su verdugo, el Frente El Nosra, se vuelva en su contra tal como sucedió con los 'luchadores por la libertad' de El Kaida y del Talibán.
 
Para documentar esta brutal contradicción, que para el pueblo sirio se ha traducido en cientos de miles de muertes y sufrimientos innecesarios, mientras la guerra se propaga a Turquía, como lo prueba el atentado del fin de semana en Reyhanli, cerca de la frontera, reproducimos parte de la nota publicada el jueves por el diario The National de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos:
 
"Fue hace unos 6 meses que varios comandantes rebeldes sirios se encontraron con oficiales de la inteligencia norteamericana para discutir la situación del conflicto y, esperaban los guerrilleros, asegurar el abasto de las armas sofisticadas que necesitan para derrocar a El Assad. Pero de acuerdo con uno de los jefes presentes en la reunión, los estadounidenses estaban más interesados en hablar de Yabhat El Nosra, el grupo afiliado a El Kaida que combate al régimen de Damasco, que en ayudarlos en su avance".
 
De acuerdo con el reportero Phil Sands, su fuente, un "sunita moderado e influyente líder rebelde de Damasco, que se ha entrevistado con agentes de inteligencia occidentales y árabes", explicó que a los estadounidenses les interesaba en especial obtener informes sobre las identidades de los hombres de El Nosra y la ubicación de sus bases. En seguida, la plática 'dio un giro inesperado' cuando "los norteamericanos empezaron a discutir la posibilidad de lanzar ataques de drones (aviones teledirigidos) a los campamentos de El Nosra en Siria y trataron de enrolar a los rebeldes para combatir a sus camaradas. El oficial dijo 'podemos entrenar a 30 de sus hombres cada mes y queremos que combatan a El Nosra', aseveró el informante.
 
Oasis
 
En el oasis emiratí, The National añadió que los efectivos de la CIA o de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) del Pentágono alentaron a los 'moderados' a congregarse en Jordania -todos sabemos que ahí, junto a Turquía, se encuentra la retaguardia de la guerrilla y que ahí Washington prepara una eventual intervención militar-, para alistarse contra los seguidores de Osama ben Laden "incluso al costo de retrocesos en su lucha contra las fuerzas de El Assad".
 
Lo anterior confirma así lo que la Casa Blanca y Bruselas se niegan a reconocer abiertamente: que pese a sus esfuerzos para que los 'seculares', los dirigentes 'prodemocráticos' y los 'moderados' se impongan -ya vemos que bien lo han hecho en el avispero de Bengazi, fuera de control- son los islamistas, sirios y extranjeros, quienes cargan con el peso de la campaña sobre Damasco; y ello plantea otro dilema, que pese a su fanatismo y su experiencia bélica, forjada en Afganistán, Irak y Siria, El Nosra también requiere ayuda del exterior, más de la que recibe de sauditas y qataríes, para capotear la ofensiva desencadenada en las últimas semanas por El Assad. Pero EU todavía no se decide a dar ese paso.
 
Por lo demás, la regionalización de la guerra ya estaba cantada, en la medida en que Damasco resistió y los yijadís de El Nosra se hicieron cada vez más necesarios para apoyar el 'levantamiento popular' de la 'primavera árabe' contra El Assad. Mucho antes de los bombardeos aéreos israelíes de la semana pasada y de la entrada del Hezbolá libanés a la lucha para ayudar al presidente sirio. Uno de sus hitos, sin duda, tuvo lugar hace 2 meses con la proclamación del 'estado islámico de Irak y Levante' efectuada por Abu Bakr el Bagdadi, líder de la 'franquicia' irakí de El Kaida, que a su vez se ha fortalecido por el retiro de las tropas norteamericanas y el regreso de las pugnas sectarias a la antigua Mesopotamia.
 
Ya está en marcha, no obstante, la respuesta de EU. Al-Monitor reporta que en breve el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas clasificará a El Nosra como grupo terrorista, copiando la decisión que adoptó en diciembre, mientras que el sábado otra facción islamista siria, Ahrar el Sham, comenzó a deslindarse del grupo por su alineamiento con El Kaida.