Opinión

La chequera del 'Diablo'

 
1
 

 

De Jefes.

¿Quién puede presumir de tener una caja muy ‘fuerte’? FEMSA, que preside José Antonio Fernández Carbajal, al finalizar marzo de 2016 tenía en su balance 50 mil 387 millones de pesos o su equivalente a unos dos mil 930 millones de dólares. Desde luego que este monto incluye los mil millones de euros que levantó en los mercados extranjeros el mes pasado.

En su conferencia con analistas, directivos de la dueña de Oxxo y del mayor embotellador de Coca-Cola del mundo dejaron en claro su interés por seguir adquiriendo cadenas de farmacias y empresas de productos de salud.

En México los expertos consideran que una opción podría ser FarmaTodo, cadena de más de 155 farmacias en el país, además de compras en Sudamérica.

En el primer cuarto de 2016 los ingresos de la división salud del grupo (que incluye las farmacias) sumaron nueve mil 512 millones de pesos con mil 935 unidades, incluyendo Socofar y la apertura de 35 puntos de venta. A tiendas comparables este negocio creció 10.6 por ciento sus ventas y aportó 11 por ciento de la facturación total de FEMSA. Ya pinta, pues.

MALA INTERPRETACIÓN 2
Imagine la distancia. Uno va de La Laguna --allá por Coahuila-- a Aguascalientes, allá por la feria. De esa dimensión son los larguísimos tubos que la CFE licita para distribuir el actualmente baratísimo gas natural por todo el país.

Por eso la pelea por los concursos de la empresa que encabeza Enrique Ochoa Reza está como comal listo para las quesadillas. Ayer le comentamos que en IEnova, comandada por Carlos Ruiz Sacristán, persiste la idea de que fueron “malinterpretados” durante las licitaciones que perdieron este año.

Escuchamos ahora otra historia: que en las tres derrotas, IEnova incumplió con especificaciones técnicas y económicas establecidas en la convocatoria de la licitación.

Que los diseños que presentaron de sus gasoductos no coincidieron con la capacidad de transporte de gas natural presentada en sus propuestas económicas.

Que no había congruencia, vaya, entre el monto que pedían por el trabajo y la estabilidad y confiabilidad del gasoducto que sería construido.

Recuerde que con estos ductos la CFE pretende atender a sus clientes, quienes no perdonarán una falla.

MANTENIMIENTO, CLAVE EN PEMEX Y CFE
La reciente explosión en el complejo petroquímico de Pajaritos, en Veracruz, puso el foco de nuevo en la seguridad operativa en este tipo de instalaciones, que de por sí están en una industria en la que hay riesgos. Lo que implica que en medio de los recortes presupuestales, Pemex o sus socios, deben de garantizar plenamente el mantenimiento de las instalaciones. Más allá del tema de seguridad industrial, problemas de mantenimiento también implican mayores costos de operación y potencial de problemas ambientales. Es importante que tampoco se vayan a afectar estas inversiones en la CFE pues ello podría implicar problemas de continuidad y calidad de la energía entregada en instalaciones industriales fundamentales. Aquí se aplica claramente el adagio: lo barato sale caro, a la larga… y a veces hasta en el corto plazo.

También te puede interesar:
¿Qué tanto le pegó El Hoy No Circula a OHL?
Los riesgos de Coca-Cola en Venezuela
El efecto Pajaritos