Opinión

La casa sucia

 
1
 

 

Bronco.

Gil vio con los ojos de plato las fotografías de Jaime Rodríguez Calderón el día de la toma de protesta del primer gobernador independiente de Nuevo León y de México. Un independiente un poco raro, que militó treinta años en el PRI, por cierto. Gil observó en una imagen publicada en su periódico Reforma al Bronco en la Macroplaza de Monterrey, rumbo al Palacio, con su caballo Tornado, al que no pudo montar entre la multitud de seguidores. Gilga se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: ahí va el gobernador con su sombrero de vaquero, el hombre que llegó a votar montando a Tornado, el hombre que grita a los cuatro vientos que no ha leído un solo libro, que apenas ha aprendido algunas cosas de la vida en el Libro Vaquero. Es dable pensar que así gobernará: entre multitudes y caballos.

Según la nota de su periódico Reforma, El Bronco rompió el protocolo y su alocución provocó aplausos a granel. A los gobiernos anteriores los llamó corruptos y a quienes los integraron, bandidos. Es dable pensar que así gobernará: a gritos. Bronco dijo que le entregaron la casa sucia, desordenada e hipotecada: “En las urnas nos dieron un mandato claro: limpiar la casa, lo vamos a hacer directo y sin darle vueltas”. Es dable pensar que así gobernará, sin un plan, a empujones, como viene el día.

Papeles y cajones
Bronco en el podium: “Desde ahora mismo instruyo a mi equipo a realizar una auditoría exhaustiva en todas las dependencias, que se revise cada cajón y cada papel. Vamos a investigar sin afán de venganza, pero con sed de justicia”. Gamés pregunta: ¿son muy distintas la venganza y la sed de justicia? “Si alguien cometió un crimen que le dé la cara al pueblo y le responda a la ley (…) Por primera vez vi televisión cuando tenía 15 años. Por eso no traigo las telarañas de la televisión en mi cabeza”. ¡Rayos! Gilga no es un defensor de la televisión, pero crecer en una cueva en estado natural no es la mejor forma de conocer el mundo. Crecer en un rancho montando caballos y dándoles semillas a las gallinas y recogiendo huevos frescos (es lunes, no empiecen) no abrirá la mente de ninguna persona hacia horizontes modernos.

Gil encontró esto en un libro de la mesa de novedades: “Populismo es una forma de régimen que, al intentar saltarse las mediaciones parlamentarias, tiende a establecer una relación plebiscitaria inmediata entre el líder carismático y las multitudes”.

En su primer día de actividades, Bronco puso en el sillón de su oficina este letrero del gobernador: “Peligro: no sentarse. Esta silla enferma de poder y egolatría”. Es dable pensar que así gobernará El Bronco: con frases estúpidas. Dijo Bronco: “pero no es el tiempo el que castigó nuestra casa sino la corrupción sin llenadera, de muchos que se creyeron reyes y no gobernantes, que donde había ciudadanos veían súbditos, que donde había dinero público había botín”.

Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), El Bronco limpiará la casa, trapeará los pasillos, lavará los trastes, pondrá el gis contra las hormigas, utilizará fab para sartenes, en fon. Bronco limpia y da esplendor.

Gamés volvió a encontrarse con un texto de Umberto Eco; por piedad, oigan esto: “el populismo hace un llamado a pulsiones ancestrales, de un pueblo profundo que desconfía de toda crítica y de toda reforma de las tradiciones, que es el caldo de cultivo de todas las derivas populistas”.

Atolladero
Gamés sabe y luego no sabe nada: “me siento confiado en que vamos a salir del atolladero, ustedes son la sangre que circula por este estado”. Gil sabe que así gobernará Bronco, a patadas. Muy bonito, a todo dar. La casa sucia, el desorden, la hipoteca, el desmadre: “se les acabó la fiesta a los bandidos”. Bronco y su caballo Tornado gobernarán en el estado de Nuevo León. Lo que no ha explicado todavía el nuevo gobernador es cómo mejorará. Sí, contra la corrupción y el robo, ¿y luego?

La máxima de Montesquieu espetó dentro del ático de las frases célebres: “Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Umberto Eco y la prensa
El Papa y el mal
Buenas noticias