Opinión

La campaña de odio de Ebrard y su trampolín llamado MC

1
   

     

Campaña de Movimiento Ciudadano. (Alejandro Sánchez)

El proceso de integración de políticos a cargo de Marcelo Ebrard está en marcha.

Empezó en la ciudad de México, bastión del PRD, que se desbarata ante Morena, el partido de AMLO, y donde ya tiene otro frente que empuja, al instituto presidido a nivel nacional por Carlos Navarrete, al filo del precipicio: una campaña de odio del exjefe de gobierno porque Los Chuchos le negaron una diputación federal.

Ebrard se ha vuelto cabeza de un grupo de experredistas que, al igual que él, se quedaron sin candidatura. Una de ellas es la asambleísta con licencia Esthela Damián: todavía no empiezan las campañas y en las colonias de Venustiano Carranza los postes están tapizados de pendones de Movimiento Ciudadano (MC), partido en el que encontró refugio como candidata a la jefatura delegacional.

Dante Delgado, líder nacional de MC, cedió el manejo de su partido a Ebrard en la cuarta circunscripción federal que comprende DF, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala, pero éste ya mandó mensaje de que lo usará para la construcción de su propio partido con miras a 2018. Sabemos que Ebrard, quien dejó un desastre en la Línea 12 del Metro, está detrás de la campaña de Damián para que además de los postes, pintarrajee bardas con colores y logotipo de MC, reparta volantes y regale teles, refris y planchas como ya empezó.

Es ilegal porque en este momento ningún candidato ni partido puede promover acciones de gobierno ni promocionar imágenes de candidatos o partidos, mucho menos comprar conciencias. Pero también sabemos que está inspirado en la moda verde, de anunciarse hasta el cansancio aunque haya multas electorales. El objetivo en este caso es vengarse de Los Chuchos, para quitarles el mayor número de votos.

¿El dinero de dónde sale?: la renta de una barda vecinal la está pagando en mil 500; la pinta 2 mil; imprimir 5 mil pendones cuesta 500 mil pesos, representantes de casillas a quienes PRD paga 200 pesos ella ofrece 2 mil (el tope de campaña es de 1 millón 400 mil).
Voluntarios perredistas de Gustavo Madero están llegando mejor a Venustiano Carraza para ayudar a MC. En Iztacalco, el experredista Armando Quintero está en las mismas que Damián, también está con MC y se ve el gasto.

Además, Damián hace su propio ajuste de cuentas a Julio César Moreno, presidente de la Cámara de Diputados, y político de esos impresentables que en vez de ser premiado desde la dirigencia del PRD con la jefatura delegacional –el candidato es su hermano Israel Moreno– debería enfrentar juicios penales por su pasado.

El PRD de Navarrete definitivamente ignora a Miguel Ángel Mancera para no violar la ley no sólo en Venustiano Carranza. ¿Y el IEDF?... La venganza de Ebrard ha comenzado.

10 SEGUNDOS… Curioso. En medio de esta historia se avivaron las acusaciones en un estado sureño en contra del hermano de Esthela Damián, extitular de la subsecretaría de Administración y Finanzas de la Secretaría de Educación Pública de Guerrero, Alfonso Damián, por otorgar contratos sin licitación a una empresa ligada al narco. En la prensa local, incluso, se habla de una inminente orden de captura en contra de éste.

También te puede interesar:
La jugada oculta del PRI
González Iñarritu inspiró a Gálvez a competir
Escándalo en la PGR