Opinión

La caída del peso,
¿tiene que ver con
las elecciones?

1
 

 

Módulo especial cotización dólar. (Especial)

Aunque la caída del peso mexicano se produjo unas horas antes de las elecciones intermedias, esta depreciación no tiene que ver con la política. Es más bien producto de la enorme liquidez y profundidad que ha alcanzado nuestra moneda en los mercados internacionales, y de la reacción de los mercados globales a buenas noticias en la economía de nuestro principal socio comercial y al temor de un eventual default de la deuda griega.

El mercado laboral de Estados Unidos generó 280 mil puestos en mayo pasado. Lo curioso del asunto es que hace tres meses un dato similar produjo un 'viernes negro'. La creación de 290 mil plazas en febrero, que se reportaron el 6 de marzo, propició un importante disparo del dólar contra todas las divisas, las tasas de largo plazo aumentaron en todo el mundo, y vimos una caída en todas las Bolsas y en las cotizaciones de las materias primas. Este viernes la reacción en los mercados se dio, pero con una menor volatilidad.

Si bien este viernes el rendimiento de los bonos del Tesoro subió a 2.38 por ciento -el mayor nivel desde octubre- y el dólar se fortaleció ligeramente contra el euro, las Bolsas norteamericanas observaron un comportamiento mixto. El Dow Jones bajó 0.31 por ciento, el S&P bajó 0.14 por ciento y el Nasdaq aumentó en 0.18 por ciento.

Los mercados europeos tuvieron una caída mucho más acentuada al anunciar Grecia que diferiría el pago de todos sus vencimientos con el FMI para el cierre de mes. Lo que técnicamente no es un default, ya que se pagaría dentro del mismo mes.

En México sentimos el viernes algo de presión, al dispararse el dólar y las tasas a largo plazo en pesos, pero el mercado accionario mexicano cerró estable. El dólar quedó en 15.71 pesos y las tasas a largo plazo (M24) en 6.25 por ciento, pero la bolsa estuvo estable. Hay que anotar que el spread de las tasas en pesos contra la tasa de los bonos del Tesoro se mantuvo en el mismo nivel en que cerró hace una semana, en 387 puntos base.

En marzo, el buen dato del empleo de febrero desató las expectativas de que la Fed podría incrementar por primera vez la tasa de Fondos Federales en abril o en junio. Ahora la expectativa más generalizada se ubica entre septiembre a octubre, pero sobre todo, la nueva expectativa es que el proceso de ajuste al alza de las tasas podría ser mucho más gradual que lo que se anticipaba hace unos meses.

El jueves previo, Christine Lagarde, del FMI, anunció una nueva reducción en sus pronósticos sobre la economía de Estados Unidos, y sugirió a la Reserva Federal que debería diferir el primer incremento de las tasas hasta 2016. El dato del empleo y los mercados de bonos del viernes confirman que la normalización iniciará entre septiembre y octubre.

En los datos de la economía estadounidense se infiere que la fortaleza del dólar ya le está pegando a la competitividad de la manufactura, pero también se confirma que la economía se está acelerando en relación a la debilidad que observó en el primer trimestre. El déficit comercial se ha disparado de 40 mil millones de dólares mensuales que se reportaban hace unos meses a 55 mil millones que se están reportando recientemente.

Y, ¿por qué se deprecia tanto nuestra moneda? El temor que ante la futura alza de las tasas en dólares salga dinero de los mercados emergentes es real. Los inversionistas globales buscan anticiparse y disminuyen su exposición al riesgo en estos mercados. El peso mexicano es definitivamente la moneda emergente de mayor profundidad y liquidez en el planeta. Los buenos fundamentos de nuestra economía y la absoluta libertad que gozamos en los flujos de capitales, salvo los filtros contra el 'lavado' de dinero, hacen que el peso mexicano se tome como un proxi de las otras monedas emergentes, y se utiliza para hacer operaciones de cobertura.

Nosotros vemos probable que después de tocar 16 pesos por dólar, pudiéramos cerrar este año debajo de 15 pesos por dólar, una vez que se haya dado el primer incremento de las tasas en EU y en México, una vez que veamos al precio del petróleo más estable, y tengamos una expectativa de flujos de inversión extranjera más importantes. Para el año 17, creemos que el dólar podría regresar a 13 pesos, una vez que los bancos centrales del euro y de Japón dejen de crear dinero en forma excesiva.

Twitter: @ErnestoOFarrill

También te puede interesar:
Probable crecimiento económico de México en abril, similar al de marzo
Vientos en contra y a favor en México y EU
Suben euro, peso, tasas, petróleo, bolsas; ¿qué pasa?