Opinión

La caída de Estados Unidos

 
1
 

 

Estatua de la Libertad

Independientemente de quién gane la presidencia en Estados Unidos, “shit is going to hit the fan again” (nos van a volver a embarrar a todos; traducción no literal). La economía norteamericana tiene muchos problemas de salud y los “expertos” no saben en dónde empezar con el remedio. El déficit comercial viene subiendo de manera continua, llegando a 500 mil millones de dólares en 2016, igual que la deuda pública como porcentaje del PIB, que rebasa ya el 100%.

Además, la productividad viene decreciendo anualmente. The Bureau of Labor Statistics de Estados Unidos, indica que la productividad en el último trimestre ha decrecido a niveles que no se veían desde 1993.

Esto afecta la competitividad de largo plazo de la economía de Estados Unidos. Más allá de la mirada macro, la productividad es determinante a nivel micro para el crecimiento de los salarios, que a su vez en una economía como la norteamericana basada en consumo, afecta la capacidad de la economía para crecer.

Pero no nada más eso. De acuerdo a Bloomberg, en 2016 Estados Unidos tocó el nivel más bajo en número de familias propietarias de viviendas desde 1963, un indicador importante que moviliza el mercado de crédito.

El incremento del valor de los bienes raíces, permitía a las familias estadounidenses financiar consumo, de modo que una reducción en la propiedad de viviendas, afecta a muchas áreas de la economía norteamericana.

Y hay más problemas: Infraestructura carretera, puertos y aeropuertos de nivel tercermundista, retrasos en la educación, un sistema de salud con costos crecientes y una expectativa de vida mayor. El ingreso medio de las familias se encuentra en niveles de 1989 y de acuerdo a Market Watch, más del 60% de los norteamericanos tienen menos de mil dólares en sus cuentas de ahorros. Además de lo anterior, baja inversión tecnológica de punta de numerosas empresas tras la crisis de 2007-2008. Y finalmente, sólo por cerrar aquí, un serio problema en materia jubilatoria: por mantener las tasas bajas de manera artificial por tanto tiempo, la Reserva Federal está afectando los ahorros de retiro de una importante proporción de la sociedad americana, que se jubilará en los próximos años. ¿Y qué dicen las calificadoras de todo esto?

Podría seguir con temas económicos, pero déjenme pasar a los políticos. Estados Unidos está perdiendo no solo credibilidad, sino influencia en el mundo. Sólo hay que ver lo que pasa con Rusia y China en cuanto a su capacidad para manejar problemas globales. A Putin le importa poco lo que diga Estados Unidos en Siria, ya se ha salido del tratado de control de producción de plutonio, y allí sigue en Crimea, zar y señor. Cada vez que Estados Unidos amenaza con sanciones, más argumentos tiene Putin en Rusia para fortalecer su poder.

Mientras tanto, China es un poder por revelar cuya capacidad para acumular espacios parece inagotable y con una estrategia geopolítica que ha hecho bien en mantenerse fuera del radar a la sombra de la puja EU-Rusia. Es real el poder que China está amasando en su área de dominancia, un país con tal capacidad financiera y militar que puede crear su propia Doctrina Monroe en el Este del mundo (y lo hace, de algún modo y a pequeña escala, como probadita, en África, Sud y Centroamérica y ahora también en Filipinas). ¿Que la economía china colapsará? Se anuncia desde hace años, no ha sucedido, y en mi opinión no creo que suceda como lo vienen prediciendo los “expertos”.

En definitiva, como decía al inicio, el ventilador se encargará de embarrar a todo el mundo quien quiera que gobierne Estados Unidos. ¿A dónde voy con esto?

Vamos a tener episodios de estrés financiero, inestabilidad y rupturas en el orden económico global. Compren sombrillas. No, mejor paraguas.


Opine usted:rogozinski@mitosymentadas.com

Twitter:@JaqueRogozinski

También te puede interesar:

Una telenovela con muchos villanos

Ocho columnas

Pizza, ¿vegetal o fruta?