Opinión

La 'bomba silenciosa'


 
El director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Manuel Molano, no exagera cuando advierte que la deuda de los gobiernos locales es una 'bomba silenciosa' que puede explotar en cualquier momento.
 
El saldo de las obligaciones financieras de estados y municipios se duplicó de diciembre de 2008 a septiembre de 2012, al pasar de 203, 070 millones a un monto máximo histórico de 406,765 millones de pesos.
 
Además, representó 81% de las participaciones provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y 2.8% del PIB estatal, según información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
 
Estados sobreendeudados
 
En 8 entidades federativas, el saldo de la deuda como proporción de sus participaciones, que es su principal fuente de ingresos, es de 100% o más.
 
Son los casos de Coahuila, 299%; Quintana Roo, 225; Nuevo León, 186; Chihuahua, 124; Nayarit, 116; Veracruz, 112; Michoacán, 102, y Sonora, 100%.
 
De acuerdo con el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, en la cuarta parte de las entidades federativas, la deuda es tan grande que ni todos los recursos que reciben de las participaciones federales alcanzarían para liquidarla.
 
"Los casos extremos son Coahuila, que para liquidar su deuda necesitaría tres veces el monto total anual de sus participaciones en ingresos federales; y Quintana Roo, que ocuparía más del doble de sus participaciones para solventar sus obligaciones financieras."
 
En el lado contrario está Tlaxcala, cuya deuda sólo representa 1% de sus participaciones federales.
 
Municipios, en línea
 
Según la información de la SHCP, las obligaciones financieras de los municipios ascendieron a una cifra récord de 43,647 millones de pesos al cierre de septiembre de 2012.
 
Los pasivos de diez ayuntamientos -Guadalajara, Tijuana, Monterrey, Zapopan, Benito Juárez, Nuevo Laredo, León, Mexicali, San Nicolás de los Garza y Puebla- representan 34% de la deuda municipal.
 
Sin embargo, casi 49% del monto está concentrado en 20 alcaldías -las diez mencionadas más Tonalá, Cuernavaca, Hermosillo, Ecatepec de Morelos, Tlaquepaque, Guadalupe, Durango, Solidaridad, Aguascalientes y Centro.
 
Rechazo a un rescate
 
El presidente de la Coparmex señaló que la falta de responsabilidad financiera en ese orden de gobierno tiene a varios municipios en el Buró de Crédito, como Cuernavaca y Acapulco de Juárez, cuya calificación fue degradada ayer por Moody's.
 
Lo anterior les impide el acceso al financiamiento, lo que les dificulta el impulso al desarrollo de sus propias localidades, agregó.
 
Castañón dijo que el sector privado está en contra de que se rescate a los gobiernos locales que han actuado con irresponsabilidad financiera.
 
Suspensión de pagos
 
La semana pasada, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirmó que el gobierno federal no rescatará a estados y municipios sobreendeudados, aunque se hayan declarado en quiebra.
 
"Es inusual que los estados y municipios dejen de pagar su crédito bancario y esto ya ocurrió", alertó el funcionario.
 
"Recién encontramos casos muy preocupantes, como el del gobierno del estado de Jalisco, que a finales de diciembre entró en incumplimiento de pagos con un crédito bancario.
 
"Su nota fue degradada (por Moody's) al nivel mínimo posible, algo que desde que se califica a la deuda de los estados nunca había pasado, lo que es un indicador más de que se tiene que poner orden", señaló Videgaray.
 
El secretario de Hacienda reiteró ayer que "no hay dinero para rescatar a estados y municipios emproblemados", porque el PEF no contempla recursos para ese fin, además de que un rescate sentaría un mal precedente.
 
Contra la irresponsabilidad
 
El sobreendeudamiento es un problema muy serio y grave para las finanzas públicas de algunos estados y municipios, cuyos gobiernos están rebasando su capacidad de pago. No sólo es una 'bomba silenciosa' que puede explotar en cualquier momento, como dijo Molano, sino que es una bola de nieve que no deja de crecer y que pone en riesgo la viabilidad financiera de las entidades emproblemadas.
 
Para poner orden, la SHCP trabaja con PRI, PRD y PAN en la iniciativa de Ley Nacional de Responsabilidad Hacendaria y Deuda Pública para las entidades federativas y los municipios.
 
Prevista en el Pacto por México para ser presentada en el segundo semestre del año, su objetivo es controlar el exceso de endeudamiento y evitar la insolvencia financiera y suspensión de pagos.
 
Antes, los gobiernos locales endeudados deben ajustar su gasto, aumentar su recaudación y poner en orden sus finanzas públicas.
 
vpiz@elfinanciero.com.mx
twitter: @VictorPiz