Opinión

La boda de Choco Milk con Vanish

 
1
 

 

Choco Milk. (YouTube)

En aproximadamente cinco meses dos de las compañías globales más famosas de productos de consumo y de nutrición se fusionarán y darán lugar a una nueva corporación que competirá en la primera liga mundial por espacios privilegiados en los anaqueles de las tiendas y de las farmacias. Se trata de la anunciada fusión entre la británica Reckitt Benckiser —famosa por sus condones Durex, su limpiador Lysol y sus productos para el WC marca Harpic— y la poderosa MeadJohnson Nutrition —conocida por productos como Sustagen y el famosísimo Choco Milk.

El viernes pasado, durante la presentación de los resultados trimestrales de Reckitt Benckiser, se insistió en que la fusión va por buen camino. Previamente algunos especulaban que únicamente se buscó esta adquisición para sostener un buen nivel de crecimiento en las ventas (Reckitt señaló que sus ventas comparables se quedaron estancadas en dos mil 643 millones de euros, pero que sigue firme su meta de incrementarlas 3.0 por ciento).

En México la idea de la adquisición fue muy bien recibida en ambas partes, tanto para Reckit como para MeadJohnson. El ánimo está muy alto, porque se sabe que nuestro país se convertirá en mercado prioritario para la nueva compañía integrada, cuyas ventas combinadas podrían rondar el rango de 450 a 500 millones de dólares anuales. La esperanza de los equipos directivos está en que, combinadas, la tasa de crecimiento anual compuesto se dispare, y en que muchos de los productos que Reckitt Benckiser no ha traído a México finalmente puedan ser lanzados en este mercado.

Este jueves se darán a conocer los resultados financieros de la otra empresa, MeadJohnson. Ahí se verá la relevancia estratégica que pueda tener el acuerdo, a decir de las cifras de crecimiento que revele.

En meses recientes, México ha sido generador neto de buen negocio para esta empresa, y se sabe que tanto en fórmulas infantiles como en productos de nutrición está experimentando un poderoso ‘momento’. Esta empresa está brillando en mercados emergentes, como China.

Estas firmas globales no están exentas de problemas. El año pasado Reckitt enfrentó un escándalo gigantesco en Corea, porque un desinfectante que vendió causó la muerte de más de 110 personas. Los coreanos boicotearon a la empresa, y sus ejecutivos fueron a dar a la cárcel. La sentencia fue por “homicidio por negligencia profesional”. No se encarceló al representante legal, sino al cuerpo directivo.

¿Funcionarán Choco Milk y Vanish juntas? ¿Crecerán sus ventas y tendremos mejores productos de estas empresas fusionadas? Todo indica que sí. Sus capacidades son vastas, saben hacer muy bien mercadotecnia y dominan los sistemas de distribución.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: 
motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Un polaco transformará Philip Morris México
Jugada maestra de Rassini pro TLCAN en Washington
A qué viene el presidente de Polonia