Opinión

La BMV lanzará instrumento para el sector energético

En su primera entrevista como nuevos presidente y director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Jaime Ruiz Sacristán y José Oriol, respectivamente, confirmaron a EL FINANCIERO Bloomberg que ya trabajan con el gobierno para definir un mecanismo de financiación que ofrecerá la Bolsa, a través del cual las empresas energéticas que quieran aprovechar las oportunidades del sector podrán hacerlo. Oriol mencionó que tras la instrumentación de mecanismos previos como las CKD (Certificados de Capital de Desarrollo) o las Fibras (Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces), lo que sigue es diseñar un instrumento que permita a las empresas energéticas contar con una alternativa para financiar sus inversiones. Dijo que esperará hacer un anuncio específico próximamente.

No está fácil el reto que enfrentan Ruiz Sacristán y Oriol, pero se nota que tienen empeño para relanzar a la Bolsa a partir de su gestión. Como se sabe, el principal índice bursátil inició el año a la baja luego de que 2014 fue sumamente volátil. Ambos mencionan que hay que mirar las inversiones a través de esa institución con perspectiva de largo plazo, porque las dos últimas semanas no reflejan todo lo que el mercado de renta variable puede brindar.

Ruiz Sacristán mencionó que otra tarea fundamental para la Bolsa será incrementar la operatividad del mercado de derivados, conocido como MexDer, porque recientemente se ha visto que muchas transacciones de derivados han migrado hacia Estados Unidos y el MexDer tiene mucho potencial que ofrecer.

En mi opinión, la tarea más compleja para Ruiz Sacristán y Oriol a partir de ahora será algo que ha estado ausente del escenario de la actividad financiera del país: democratizar las inversiones y las transacciones bursátiles. Si uno pregunta a una persona de la clase media cómo se encuentran sus inversiones de renta variable, lo más seguro es que ponga cara de what?, por la simple razón de que el sistema ha encasillado las inversiones para este tipo de individuos a través de las sociedades de inversión. En otras palabras: puede ser que un trabajador tenga acciones de Femsa, OHL o de Alsea, pero que no esté consciente de ello, porque sus ahorros a través de un fondo no le son tan transparentes.

Este 2015 la Bolsa no sólo tendrá que despegarse de los 41 mil mediocres puntos en los que está empantanada. Debe hacer más. Pero para ello el mercado bursátil debe vibrar con más ofertas públicas, más colocaciones de deuda, más transacciones de derivados y, sobre todo, más productos al alcance del inversionista común. Porque no me imagino que nuestro país entre en etapa de desarrollo sin que haya innovación financiera que haga más profundo este mercado.

Twitter: @SOYCarlosMota