Opinión

La Belisario Domínguez, 
¿a Victoriano Huerta?

1
  

    

PHL031115

En lo alto del pódium de los disparates de los últimos días luce triunfante el senador Mario Delgado, que propuso a Porfirio Muñoz Ledo para ser premiado con la medalla Belisario Domínguez.

Para el senador de Morena –aunque sigue en el grupo parlamentario del PRD–, Muñoz Ledo “es un candidato totalmente republicano”, según le dijo al periodista Francisco Garfias.

¿De dónde saca que Muñoz Ledo es “totalmente republicano”?

Como líder juvenil priista hizo el discurso laudatorio de Gustavo Díaz Ordaz por la matanza de Tlatelolco.

¿Fue hace mucho tiempo? Bueno, hay algo muy reciente: Muñoz Ledo llamó a “derrocar” al entonces presidente Felipe Calderón.

No fue un exabrupto verbal de sobremesa, sino que lo dijo y lo escribió, a manera de convocatoria, en reiteradas ocasiones.

Sería un desplante esquizofrénico que el Senado le diera la medalla que lleva el nombre del legislador chiapaneco que fue mutilado y asesinado por el golpista Victoriano Huerta, a un aplaudidor público de Díaz Ordaz cuando ordenó el crimen contra los estudiantes del 68 mexicano.

Mario Delgado encuentra méritos cívicos suficientes para premiar a Muñoz Ledo por su “ejemplo republicano”.

Pues resulta que el héroe republicano del senador Delgado llamó a derrocar el gobierno constitucional de Felipe Calderón.

Con toda seguridad Calderón no era de las simpatías de Muño Ledo, pero cuando llamó a derrocarlo, Calderón se desempeñaba como presidente constitucional de la República.

Si promover un golpe de Estado es ser republicano, seguramente en la mente del generalmente sensato senador Delgado revolotea la idea de entregarle la medalla Belisario Domínguez, post mortem, a Victoriano Huerta.

El resto de la vida pública de Muñoz Ledo no tiene relevancia como para ser premiada. Fue precandidato priista perdedor a la presidencia, como ha habido tantos. Fue presidente del PRI sin destacar en nada.

Fue embajador en la ONU, de donde debió ser retirado porque en un alarde de prepotencia amenazó con una pistola a quien ocupó su cajón de estacionamiento.

Luego el presidente Miguel de la Madrid lo quiso hacer embajador en el Reino Unido, pero Londres le negó el plácet por los incidentes en la ONU.

Fue uno de los que se escindió del PRI en 87 (en protesta contra De la Madrid) y apoyó la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas. Hizo recurrentes giras a Estados Unidos para cabildear en contra de los intereses de México, expresados en el TLC.

Luego abandonó al PRD cuando ese partido no lo llevó como candidato presidencial en 2000. Lanzó su propia candidatura bajo las siglas del PARM, al que le dio la espalda y declinó en favor de Fox y en contra de su excompañero Cuauhtémoc Cárdenas. Más tarde también se fue
contra Fox.

Así es que un político de esas “lealtades” y convocante a un golpe de Estado contra un gobierno constitucional ha sido propuesto para recibir la medalla Belisario Domínguez. Mejor, de una vez, propongan a Victoriano Huerta, ¿o no?

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
AMLO, el busca pleitos
La CNTE se topa con la ley
Quintana Roo y Oaxaca, caciques y delfines