Opinión

La apreciación del dólar y el futuro del peso mexicano

07 agosto 2015 10:36
1


peso dolar (Bloomberg)

Alejandro Rodríguez Arana*

En los últimos meses, el dólar de Estados Unidos se ha apreciado en relación con prácticamente todas las demás monedas del mundo.

Utilizando la página de internet www.x-rates.com, un análisis de las 54 monedas ahí reportadas muestra que, entre el 5 de agosto de 2014 y el mismo día de este 2015, 47 de esas monedas se han depreciado en relación con el dólar estadounidense, mientras que las restantes seis mantienen una paridad constante. Es decir, ninguna de las 54 monedas ahí expuestas se ha apreciado frente al dólar. El promedio simple de la depreciación de las 47 monedas mencionadas es de casi 18%.

Las tasas de depreciación de la mayoría de las monedas del mundo con respecto al dólar de Estados Unidos son muy variadas: En las fechas descritas, la mayor de ellas ocurre en Rusia con 76%. Otras monedas que muestran una fuerte depreciación son las de Colombia (56.3%), Brasil (53.7%) y Noruega (31.7%). El peso mexicano se ha depreciado en 23%, ocupando el lugar número nueve de las 54 monedas. Sin embargo, el Euro, el yen japonés y otras 11 monedas observan tasas de depreciación de entre 20% y 23%, un nivel muy similar al del peso mexicano.

Monedas que han adquirido un valor elevado en términos relativos, como el franco suizo, la libra esterlina y el yuan chino, también se han depreciado frente al dólar de Estados Unidos (7.5%, 8.0% y 0.6% respectivamente). Sólo los países que mantienen una política de tipo de cambio fijo muestran una paridad constante. Estos países son Arabia Saudita, Baréin, Emiratos Árabes, Hong Kong, Omán y Trinidad y Tobago.

El dólar de Estados Unidos ha subido básicamente por la expectativa de un cambio en la política monetaria de ese país. En los últimos siete años Estados Unidos ha mantenido tasas de interés nominales muy cercanas a cero y ha llevado a cabo fuertes amortizaciones de deuda doméstica imprimiendo dinero. Los objetivos de esta política han sido salir de la crisis financiera que comenzó en 2008, pero principalmente evitar que el país caiga en una recesión similar a la de los años treinta.

La política ha sido exitosa en términos de evitar una gran recesión. Asimismo, el desempeño de la economía de Estados Unidos ha sido mejor que el de Europa.

La gran abundancia de dólares redujo el precio relativo de esta moneda en los mercados. Ahora, ante el anuncio de una reversión de la política monetaria, con tasas de interés más altas y menor impresión de dinero fresco, se prevé una escasez relativa de dólares y, por lo tanto, un incremento del precio de esta moneda en el futuro. Ante esta expectativa, los especuladores de todo el mundo migran hacia el dólar para comprarlo barato. Sin embargo, ello propicia exactamente lo que todos esperaban, que el dólar se vuelva más caro.

¿Es este efecto permanente? En parte sí pero también es posible que esté habiendo un sobre ajuste (overshooting en inglés). Un análisis que se lleva a cabo con una técnica que se conoce de PPC (paridad del poder de compra) muestra que el peso mexicano, que el día 5 de agosto se cotizaba en 16.35 pesos por dólar, debería tener un valor, de acuerdo a la técnica mencionada, de alrededor de 14.7 pesos por dólar.

Esto quiere decir que podría haber un sobre ajuste de aproximadamente 11.2% y que la depreciación entre agosto de 2014 y agosto de 2015 debería ser de cerca de 10.5% y no de 23%.
Usualmente este tipo de sobre ajuste se corrige en alguna de dos formas. Una es con una reversión del tipo de cambio nominal a niveles más bajos. La otra es con mayor inflación doméstica. En el pasado ésta ha sido la forma de corrección en México.

Ahora, con metas claras de inflación, podría ser diferente. Para ello, sería deseable que el Banco de México comenzara a aumentar tasas de interés ya, antes de que Estados Unidos lo haga primero y fortalecer así relativamente el peso. Eso sería además un golpe a los especuladores que compraron dólares caros y tendrían que venderlos más baratos.

*Profesor de tiempo completo del Departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. alejandro.rodriguez@ibero.mx


También te puede interesar:

Las pequeñas acciones y las políticas públicas

Ecología y consumismo

El presupuesto base cero