Opinión

La amenaza de una recesión en 2017

 
1
 

 

SHCP y Banxico. (Edgar López)

El jueves pasado, cuando aumentó la tasa de interés de referencia en 50 puntos base, a 5.25 por ciento, el Banco de México (Banxico) reconoció que el balance de riesgos para el crecimiento y la inflación se ha deteriorado.

El resultado de la elección presidencial en Estados Unidos, de la que resultó vencedor Donald Trump, derivó en una significativa depreciación del peso frente al dólar y un incremento de las tasas de interés.

Esa es la razón que llevó a unas 15 instituciones financieras a revisar a la baja sus pronósticos de crecimiento para la economía mexicana.

Hasta antes del proceso electoral en Estados Unidos (EU), el consenso de analistas en el mercado esperaba un crecimiento de México de 2.1 por ciento en 2016 y de 2.3 por ciento en 2017.

La encuesta quincenal de expectativas de analistas de mercados financieros de Citibanamex, publicada ayer, la primera posterior a la elección presidencial en EU, confirmó un deterioro generalizado en los pronósticos del consenso.

La previsión de crecimiento para 2017 se recortó de 2.3 a 1.8 por ciento, aunque para 2016 se mantuvo en 2.1 por ciento.

Destacó el ajuste realizado por los analistas de Banorte-Ixe, equipo encabezado por Gabriel Casillas, cuya estimación de crecimiento para 2017 pasó de 2.3 por ciento en la encuesta publicada el 7 de noviembre, un día antes de la elección en EU, a 1.1 por ciento en la encuesta publicada ayer.

De 18 instituciones financieras con estimación del PIB en la encuesta de Citibanamex, sólo cuatro esperan un crecimiento superior a 2.0 por ciento para el año entrante.

El deterioro en las previsiones de los analistas se complementa con los pronósticos de tipo de cambio, que fueron revisados significativamente al alza, y con las expectativas de inflación, que se incrementaron.

La posible instrumentación en EU de medidas que obstaculicen el comercio exterior y la inversión extranjera, como la renegociación del TLCAN y su retiro del TPP, acentúa la incertidumbre respecto a la perspectiva de crecimiento de México.

Pero como lo advirtió Ernesto Revilla, economista en jefe de Citibanamex, “una postura más agresiva de Trump llevaría a un impacto negativo de mayor magnitud a la economía mexicana”.

A eso hay que agregar el efecto de la mayor restricción monetaria sobre la actividad económica.

Desde diciembre de 2015, la tasa de interés ha sido incrementada cinco veces por el Banxico en ‘dosis’ que suman 225 puntos base.

“Quizás somos el país emergente que más ha subido las tasas de interés”, reconoció el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, en entrevista con EL FINANCIERO Bloomberg.

Sobre el costo en términos de crecimiento, Carstens dijo: “pienso que no va a ser muy alto... por el momento”.

La restricción no es el principal factor que podría afectar al crecimiento, agregó.

Sobre todo, abundó, no tiene comparación con la incertidumbre que genera la falta de precisión sobre las medidas que podría tomar Trump.

Aunque con esta incertidumbre, que puede durar unos siete a ocho meses, según Ernesto O’Farrill, presidente de Bursamétrica, estamos ante la amenaza de una recesión en 2017.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Se puede dejar de lado el pesimismo?
¿Qué pasará con el peso hoy?
¿Cómo sí ‘joder’ a México?