Opinión

La amenaza de la desigualdad extrema

 
1
 

 

Krugman. La amenaza de la desigualdad extrema.

Angus Deaton, economista de Princeton, ha ganado el Premio Nobel de Ciencias Económicas -lo cual es fantástico- por su tenaz y cuidadoso trabajo empírico a nivel microeconómico, que da seguimiento y un sentido a los hogares individuales, sus decisiones y por qué son importantes.

Y ahora las quejas de siempre de que no se trata de un “verdadero” Nobel. Vamos, es sólo un premio otorgado por un montón de suecos, al contrario de los otros premios, que son conferidos por un montón de suecos.

De cualquier forma, Deaton también es un buen escritor que tiene cosas importantes que decir sobre economía política. Cardiff García, de The Financial Times, escribió en su blog parte de un párrafo del libro de Deaton, The Great Escape, donde Deaton explica por qué debería importarnos la concentración de la riqueza en la cima: “Existe el peligro de que el rápido crecimiento de los ingresos superiores pueda reforzarse a través del acceso político que el dinero puede traer consigo. Las reglas no se fijan teniendo en la mira el interés público sino en el interés de los ricos, quienes usan esas reglas para volverse aún más ricos y más influyentes … Preocuparse por estas consecuencias de la desigualdad extrema no tiene nada que ver con sentir envidia de los ricos y tiene todo que ver con el temor a que el rápido crecimiento de los ingresos superiores sea una amenaza para el bienestar de todos los demás”.

Como para ilustrar el argumento de Deaton, un notable reportaje reciente de Nicholas Confessore, Sarah Cohen y Karen Yourish en The New York Times (lea su artículo aquí) documenta el increíble hecho de que el financiamiento de campaña en estas elecciones está dominado por un número diminuto de personas extremadamente ricas en Estados Unidos: más de la mitad del financiamiento total proviene de sólo 158 familias. Y este dinero está fluyendo abrumadoramente hacia los candidatos republicanos.

Algunos analistas han sugerido que esto está pasando porque hay más acción del lado republicano, pues la contienda por la nominación presidencial sigue estando muy abierta. Pero estoy muy seguro de que eso no lo explica todo ni remotamente. La parte más grande de la historia de los súper donadores súper ricos es dinero del sector financiero. Y ha habido una enorme oscilación del capital financiero de los demócratas hacia los republicanos, que empezó en el ciclo electoral de 2012; es decir, luego de la aprobación de la reforma financiera.

Básicamente, estamos viendo a la gente que nos llevó a la crisis financiera intentando comprar la oportunidad de volver a hacerlo.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
Laxitud monetaria global
Muestras evidentes de autenticidad ‘indie’
Cómo se forma el comercio internacional