Opinión

La Alianza del Pacífico y sus progresos

Felipe Larraín Bascuñán *

La Alianza del Pacífico (AP) es probablemente el tema más candente en la integración económica de América Latina en la actualidad. Veamos por qué. Creada hace poco más de 2 años, apunta a una integración de gran envergadura entre Chile, Colombia, México y Perú, y se ha convertido rápidamente en el acuerdo de integración más ambicioso y promisorio en las Américas. Los encuentros internacionales abordan el tema con gran interés, como ocurrió en la reunión de fines de enero del Foro Económico Mundial en Davos. No es de extrañar que 25 países hayan solicitado la condición de observadores a la AP, entre ellos Estados Unidos, Canadá, China y Japón, y latinoamericanos como Costa Rica, Panamá y Uruguay. Costa Rica ya ha formalizado su solicitud de acceso a la AP.

Con un PIB combinado de más de 2 billones de dólares (2.9 billones a PPA), un mercado de 209 millones de personas y cerca de 10 mil dólares en ingreso por habitante (casi 14 mil dólares a PPA), es un mercado muy interesante para los inversionistas locales y extranjeros. Representa 35 por ciento del PIB de América Latina, más grande en población y producto que Brasil. Y dado que sus economías son muy abiertas, la AP concentra más de 41 por ciento del comercio de América Latina con el resto del mundo.

Por otra parte, la AP reúne a las economías de más rápido crecimiento de la región. Aunque alguna desaceleración está ocurriendo, como parte de una tendencia de los mercados emergentes a la que estos países no pueden totalmente escapar, Perú y Chile han sido capaces de ofrecer una sólida expansión en torno al 6 por ciento anual desde 2010; Colombia los sigue de cerca con alrededor de 5 por ciento, y México se embarcó en un ambicioso programa de reformas que le permitirá elevar su tasa de crecimiento económico muy por encima del 3 por ciento al año. Este no es un logro menor en medio de una economía mundial compleja, con seis trimestres consecutivos de recesión en Europa, un modesto crecimiento en EU y desaceleración en gran parte del mundo emergente.

El libre comercio es claramente uno de los objetivos más importantes de la AP. Los países miembros tienen una red de acuerdos de libre comercio entre ellos y con las economías más importantes del mundo. Chile, por ejemplo, tiene acuerdos de libre comercio con 60 países que reciben más de 90 por ciento de sus exportaciones. Para seguir avanzando, los países miembros se han comprometido a eliminar todos los aranceles y cuotas de importación sobre el 92 por ciento de su comercio en los próximos años. El objetivo es el libre comercio total en un horizonte cercano. Este fue uno de los puntos claves en la reunión de Presidentes Piñera, Santos, Peña Nieto y Humala en Colombia esta semana.

Para profundizar la integración comercial, se tomarán medidas para interconectar las ventanillas únicas para el comercio exterior, ya que todos los países de la AP tienen ventanillas únicas en alguna etapa de su desarrollo. Esto es, en sí misma, una fuente importante de ganancias de productividad. En Chile, por ejemplo, se ha estimado que la ventanilla única reduce a la mitad el número de días y el costo implicados en una operación de comercio exterior. Sin embargo, es evidente que todo el potencial de este dispositivo requiere que las ventanas de país socios estén interconectadas entre sí.

La integración en la AP es del tipo regionalismo abierto, y va mucho más allá del comercio. En la primera reunión oficial de los ministros de Hacienda de la AP en Santiago en agosto pasado, se alcanzaron muchos acuerdos concretos, también en el frente financiero. Por ejemplo, se acordó que México pronto será un miembro del MILA (Mercado Integrado Latinoamericano). Hasta el momento, sólo Chile, Colombia y Perú son parte del MILA, pero México ha aprobado reformas financieras ambiciosas que permitirán su membresía muy pronto. Por otra parte, MILA es ahora una plataforma para el mercado secundario de acciones solamente: parte del acuerdo de Santiago fue ampliarlo a las ofertas públicas iniciales de acciones, cuotas de fondos públicos e instrumentos de renta fija como los bonos corporativos. Nada de esto será posible sin el interés y la participación activa del sector privado. Sin embargo, los reguladores han acordado tomar las medidas necesarias para que esto suceda. Además, parte del acuerdo financiero es que las autoridades nacionales reconocerán a las empresas y entidades bajo la jurisdicción de cualquiera de los reguladores de los países de la AP.

En materia fiscal, los cuatro países han acordado trabajar en un protocolo para el intercambio automático de información fiscal, y cooperar en el intercambio de información financiera para evitar la evasión fiscal, el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo. También se ha acordado trabajar hacia un tratamiento fiscal más homogénea de capital. Estamos sumando esfuerzos para cosechar frutos conjuntos.

Una de las razones principales del éxito de la Alianza del Pacífico son los progresos tangibles alcanzados en sus reuniones. Los comunicados están llenos de medidas políticas concretas con un horizonte temporal claro. Esto es lo que hace que la AP sea tan atractiva para los inversionistas, autoridades y para los países que aún no son miembros, pero que lo desean. No es extraño entonces que la inversión extranjera directa en los países de la AP alcanzara un récord de casi 70 mil millones de dólares en 2012.

* Ministro de Hacienda de Chile.