Opinión

La agenda en riesgo

 
1
 

 

Chapo. (ilustración)

El ‘levantón’ del hijo del Chapo Guzmán, calificado por las autoridades locales de Jalisco como plagio, atribuido a una organización delictiva rival (CJNG) parece ser la continuación de una serie de eventos que comenzaron en junio pasado con el asalto a la residencia de la madre del capo en La Tuna, municipio de Badiraguato, Sinaloa y el asesinato, en Ciudad Obregón, Sonora, en el mes de julio, de dos jóvenes, presuntamente sobrinos de la esposa de Guzmán Loera.

Pero el suceso de hace unos días en Puerto Vallarta escapa a la lógica de la pugna entre cárteles por el control territorial, que recurre a la eliminación de sus contrarios y no a su plagio, lo que genera una primera interrogante no sólo sobre la motivación del secuestro sino sobre los autores, que tuvieron la absoluta oportunidad de eliminarlo sin mayores miramientos.

Otra pregunta obligada es ¿qué hacía el hoy plagiado celebrando en territorio hostil y con tan flaco dispositivo de seguridad? Hay que observar la limpieza del asalto y la nula reacción para proteger al personaje en cuestión.

Algunos analistas han sugerido la recomposición del tablero del crimen tras la recaptura del “más buscado” y la excarcelación de Caro Quintero, quien personalmente ha desmentido que esté en pugna con alguna otra organización criminal, particularmente de Sinaloa o quiera volver a las andadas.

Lo cierto es que el plagio de Jesús Alfredo Guzmán, puede tener una repercusión mayúscula en los ya de por sí pavorosos niveles de violencia. Por lo pronto, el caso ha sido atraído por la PGR, es evidente la movilización de las fuerzas de seguridad en Jalisco y comenzaron las advertencias a la población a través de las llamadas narcomantas, para que se recojan a temprana hora.

Corrieron los rumores de que el hijo del Chapo Guzmán podría estar muerto, también que ya fue liberado. Todo nebuloso. Un tema más a la agenda, que día tras día se pone en riesgo.

El autor es catedrático de la Universidad Anáhuac México Norte.

También te puede interesar:

Verba

INEGI, optimismo estadístico

EU, el enemigo en casa

>