Opinión

La actuación del gobierno mexicano ante el Brexit

 
1
 

 

ME. ¿Apuntalará la autoridad a nuestro peso?

La semana pasada plasmamos aquí los dos posibles escenarios de lo que podría suceder si el Reino Unido decidiera salirse o no de la Unión Europea.

En el escenario de un 'sí' a la salida apuntamos que podríamos ver lo siguiente:

“Aún cuando en teoría los mercados ya han descontado una parte importante de este escenario, se prevé que se dé una sobrereacción en los mismos.

En México, prevemos que se dé un comunicado conjunto inmediato de la Secretaría de Hacienda y del Banco de México, junto con la Comisión de Cambios. Prevemos un incremento en la tasa de referencia del Banco de México de por lo menos 50 puntos base y un anuncio de un nuevo recorte presupuestal para el ejercicio 2017”.

A la luz de los hechos, vale la pena resaltar lo siguiente:

1. Hay un fenómeno mundial en el que las encuestas no están funcionando, dado que los encuestados no responden con la verdad.

2. Es increíble que a estas alturas del partido, la Unión Europea y la Zona del Euro no cuenten con un procedimiento establecido y claro de salida. (Sólo en el acuerdo de Lisboa hay un plazo de dos años para cancelar todos los compromisos del país saliente). Esta ausencia de reglas está causando ahora una gran incertidumbre. Más ahora que varios gobiernos de los 27 países miembros de la Unión están obligados a realizar ejercicios de referéndums similares al que se llevó en el Reino Unido.

3. El fenómeno de fligth to quality observado ahora tiene características particulares distintas al fenómeno clásico de corrida hacia el dólar. Si bien vimos una caída del rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, así como una tendencia alcista en el dólar respecto a la libra esterlina, el euro, y una importante cantidad de divisas, se han venido reforzando otros activos como refugio ante el incremento de la aversión al riesgo. Por ejemplo; tenemos ahora tasas más negativas en los rendimientos de los bonos soberanos a 10 años, en Suiza, en Alemania o inclusive en Japón. De hecho, en lugar de una caída del yen, lo que vimos fue una impresionante apreciación. Los metales preciosos se han disparado, mientras que otras materias primas han bajado de precios, como en el petróleo.

4. En el caso de México, en donde en la medianoche del jueves veíamos la cotización del peso mexicano en un nuevo mínimo histórico, (a 19.50 pesos por dólar), el sólo anuncio de una conferencia de prensa convocada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México para el día siguiente, fue más que suficiente para frenar la sobrereacción.

5. El gobierno mexicano optó por limitarse a mandar un mensaje de un nuevo recorte presupuestal, por 32 mil millones de pesos, concentrado en 90 por ciento en el gasto corriente. No hubo anuncios de la Comisión de Cambios, ni incrementos en la tasa de interés de referencia del Banco de México. El mensaje central es: México va a seguir manejando un presupuesto responsable. Estamos reforzando nuestros fundamentales, para protegernos contra los choques externos, y no vamos a meter limitaciones al libre flujo de capitales.

6. Esta semana tendremos en México dos eventos importantes:

a. El miércoles 29 se llevará al cabo la Junta de Gobierno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Es probable que el punto central de la agenda sea la revisión de la capitalización de los bancos, y el estatus de las instituciones de capital británico (Barclays y HSBC), así como de las instituciones globales con presencia en México y con fuerte exposición a la economía británica (Santander o Sabadell). Las acciones de estos bancos en la plaza londinense cayeron más del 15 por ciento el viernes pasado.

b. El jueves 30 se tiene calendarizada la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México en donde seguramente se analizarán los riesgos a los que se enfrentan los mercados financieros. La baja inflación y la caída del IGAE de abril son factores que pueden inclinar la balanza a mantener las tasas en pesos.

7. Termino esta nota destacando que el peso no llegó a cotizar en 20 pesos por dólar, y el tipo de cambio bajó durante la madrugada del viernes de una forma natural. No cabe duda de que la actuación de nuestras autoridades financieras ha sido oportuna y acertada. El resultado no se debe nada más al anuncio del recorte presupuestario adicional del viernes, sino a una estrategia de colocación adelantada de deuda, el reforzamiento de la línea de crédito con el FMI, los esfuerzos de saneamiento del sistema financiero y de las empresas productivas del Estado, Pemex y CFE. No se requirió de intervenciones ya que éste fue un fenómeno global. No se tuvo que adelantar la decisión de aumentar las tasas en pesos. Sí fue una excelente noticia, como lo apunté hace ocho días.

Twitter:
 @EOFarrillS59

También te puede interesar:
'To leave or not to leave', escenarios
¿Qué está pasando con el 'spread' de las tasas en pesos y el dólar caro?
¿Está preparado el terreno para un aumento de las tasas?