Opinión

KRUGMAN: TPP es grande, ¿pero, es un acuerdo enorme?

23 diciembre 2013 5:2

 
 
He recibido bastantes cartas de lectores que se preguntan por qué no he estado escribiendo sobre las negociaciones del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP, por su sigla en inglés), que muchos consideran como algo inmenso y siniestro a la vez.
 
El motivo: he estado teniendo problemas para descifrar por qué este acuerdo es particularmente importante.
 
La retórica habitual (tanto de los partidarios como de los opositores) enfatiza el tamaño total de las economías involucradas: ¡cientos de millones de personas! ¡Cuarenta por ciento de la producción mundial!
 
Pero eso no dice mucho. Después de todo, el acuerdo de libre comercio Islandia-China, firmado a principios de este año, creó una zona de libre comercio con 1,360 millones de personas. Pero sólo 300,000 de esas personas viven en Islandia, y nadie considera que el acuerdo sea importante.
 
Lo que se dice del TPP no es así de tonto. Pero mi punto de partida para cosas como ésta es que la mayoría de las barreras comerciales convencionales (tarifas, cuotas de importación y así por el estilo) ya son bastante bajas, por lo que se dificulta alcanzar grandes efectos reduciéndolas más.
 
El acuerdo que actualmente se está negociando sólo involucra a 12 países, y varios de ellos ya tienen acuerdos comerciales entre sí.
 
Según lo veo, para hacer del TPP algo verdaderamente importante, hay que a) incorporar a China, que en este momento no está sobre la mesa y b) generar evidencia de efectos importantes sobre la inversión extranjera directa. Para ser justos, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte parece haber tenido el efecto “b”, pero cambió el ambiente político en México de una forma que probablemente no lo hará el TPP.
 
Bueno, no quiero ser desdeñoso. Pero hasta el momento, no he visto nada que justifique la propaganda, positiva o negativa.