Opinión

KRUGMAN: Las políticas de Alemania se convierten en un ancla económica

11 noviembre 2013 5:2

 
 
Los alemanes están indignados, indignados con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, cuyo “Informe Semianual de Políticas Económicas Internacionales y de Tipo de Cambio” dice algunas cosas negativas sobre cómo es que la política macroeconómica alemana está afectando a la economía mundial. Las autoridades alemanas dicen que las conclusiones del informe son “incomprensibles”, lo que simplemente es raro porque son absolutamente directas.
 
Ah, y sí, Estados Unidos imperdonablemente espió a Angela Merkel, pero eso no tiene nada que ver con esto, y cualquiera que lo saque en esta conversación demuestra así su bancarrota intelectual. También, hablar sinceramente sobre las políticas económicas alemanas no convierte a alguien en antialemán o antieuropeo; otra vez, cualquiera que intente evadir la sustancia de la discusión al traer a colación ese tipo de acusación de hecho ha concedido.
 
Entonces, respecto a la discusión. En esta página hay una breve historia de la eurozona, narrada a través de un número para dos países, Alemania y España.
 
La creación del euro fue seguida por la emergencia de enormes desequilibrios, con una vasta cantidad de capitales fluyendo de los países centrales a los países periféricos. Luego vino un “repentino freno” al flujo de capital privado, lo que forzó a las naciones periféricas a eliminar sus déficits de cuenta corriente (aunque el proceso se vio retrasado por la provisión de préstamos oficiales), principalmente a través de préstamos entre bancos centrales. La noticia realmente mala para la periferia es que hasta el momento el ajuste se ha presentado principalmente vía economías deprimidas y no con competitividad recuperada, así que la contraparte para esa “mejora” para España es un desempleo de 25 por ciento.
 
Normalmente se podría (y se debería) esperar que el ajuste fuera más o menos simétrico, con países con superávits reduciendo sus superávits mientras que los países con déficits reducían sus déficits. Pero eso no ha pasado. Alemania no se ha ajustado para nada; todo el aumento en las cuentas corrientes periféricas europeas ha ocurrido a costa del resto del mundo.
 
Y eso es una cosa muy mala. Aún estamos en un mundo regido por demanda inadecuada, y todavía estamos muy sujetos a la paradoja de la frugalidad, donde las decisiones de la gente de ahorrar más están dañando a la economía en general. Al registrar inapropiados superávits grandes, Alemania está afectando el crecimiento y el empleo en todo el mundo.
 
A Alemania pudiera parecerle incomprensible, pero simplemente es principio de macroeconomía.
 
Alguien podría sostener que no es culpa del gobierno alemán registrar superávits, pero estaría equivocado (he caído en esta trampa, pero he reconocido el error). Si algo es cierto es que Alemania ha buscado la austeridad fiscal pese a su estatus como acreedor, contribuyendo a un recrudecimiento general de la política en la eurozona.
 
Por supuesto, no espero que las autoridades alemanas admitan que hay algo de verdad en lo que dice el Tesoro. No son grandes en macroeconomía como nosotros la entendemos; su visión parece ser que todo mundo debería ser como Alemania, y registrar enormes superávits comerciales. Pero el Tesoro simplemente señaló lo obvio y cierto.