Opinión

KRUGMAN: La nueva realidad de empleo en Estados Unidos

14 octubre 2013 5:2

 
Durante años, gente como yo hemos participado en debate continuo con quienes insisten en que la causa por la que tenemos alto desempleo es que los trabajadores estadounidenses no tienen las habilidades requeridas para una economía del siglo XXI.
 
Normalmente se implica, aunque no siempre se dice, que están hablando de habilidades tecnológicas, conocimiento de ciencias y matemáticas y, en general, de la vanguardia.
 
La respuesta de mi lado siempre ha sido: muéstrenos el dinero.
 
Si ciertas habilidades escasean, muéstrenos los trabajadores con estas capacidades a los que les están ofreciendo salarios de primera; muéstrenos los patrones que realmente están poniendo dólares para capacitar a los trabajadores que ellos necesitan.
 
Cierto, The New York Times publicó recientemente un fascinante artículo sobre una industria resurgente obstaculizada por falta de trabajadores calificados, que ofrecía salarios marcadamente más altos y que estaba invirtiendo en capacitación.
 
¿La habilidad en cuestión? Operar máquinas de coser.
 
El artículo, por cierto, se vincula con algo de lo que he escrito últimamente sobre la posibilidad de que a la globalización se le esté agotando la fuerza. Lo que está motivando la demanda de trabajadores de para la industria de la ropa es un modesto aunque significativo “repatriamiento” de la producción de la indumentaria...
 
En general, si revive la manufactura en Estados Unidos, veremos que lo que realmente necesitamos son muchas habilidades manuales perdidas. En 2007 había una escasez de maquinistas, montadores de tuberías y así por el estilo. Esto podría estar ocurriendo nuevamente.
 
Probablemente no es el futuro que muchos esperaban. Pero es mejor que no tener nada de trabajo.