Opinión

KRUGMAN: La hipocresía de los republicanos respecto al Obamacare: misterio resuelto

30 diciembre 2013 5:2

 
 
Ezra Klein, un columnista de The Washington Post, está intrigado (o al menos dice estarlo; sospecho que lo entiende perfectamente) por la hipocresía republicana respecto a la atención médica.
 
Durante muchos años el Partido Republicano ha defendido cosas que supuestamente deben llevar la magia del mercado y de los incentivos individuales al servicio médico: deducibles más altos para que la gente “arriesgue en el juego”; competencia entre aseguradoras privadas vía bolsas (competencia que incluiría reducir costos limitando las redes), y, por supuesto, recortes al Medicare, el programa de seguro para los estadounidenses de edad mayor. Ahora, el Partido Republicano se está quejando amargamente de que algunas políticas de la Ley de Cuidado Médico Accesible tienen altos deducibles, que la ley se basa en el horror de las bolsas de aseguradoras, que algunas redes están limitadas y que habrá recortes al Medicare.
 
En un artículo publicado en Internet a principios de este mes, el Sr. Klein sugiere que los republicanos están realmente molestos con otros aspectos del Obamacare, pero que atacan a los blancos fáciles, pese a que están atacando sus propias ideas. De cierta forma tiene razón, pero tal como lo dije, sospecho que sabe que la cuestión es más amplia y simple de lo que dice.
 
¿Qué subyace a este fenómeno que el comentarista Jonathan Chait llama “el principio de incertidumbre de patrimonio”? Lo describió así en la revista New York: “Las ideas conservadoras respecto a la política de cuidado médico residen en un estado incierto de cuasi existencia. Se pueden describir las políticas de forma abstracta, a veces hasta en detalle, pero cualquier intento por producirlas en forma física causará que dichas propuesta desaparezcan instantáneamente. No es tanto una cuestión de ‘hipocresía’, como lo enmarca Klein, sino una cuestión metafísica más profunda sobre si realmente existen las políticas conservadoras sobre el cuidado médico. La pregunta debería plantearse a mentes filosóficas mejor capacitadas que la mía. Postularía que las políticas conservadoras sobre el cuidado médico no existen en ninguna forma real. Llamémoslo el ‘principio de incertidumbre de patrimonio’”.
 
Bueno, de hecho es bastante simple. El propósito de gran parte de la reforma al servicio médico es ayudar a los desafortunados; a gente con condiciones preexistentes, a gente que no tiene seguro a través de su trabajo, a gente que simplemente no gana lo suficiente para costearse un seguro. El control de los costos también es parte del panorama, pero no es la parte dominante. Y lo que estamos viendo ahora parece confirmar un punto que algunos hemos estado formulando desde hace mucho tiempo: controlar los costos y expandir el acceso son metas complementarias, porque los políticos no pueden vender cosas como medidas para ahorrar costos y límites a la deducibilidad de las primas a menos que sean parte de un esquema más grande para hacer que el sistema sea más justo y completo.
 
Y esta es la cosa: los republicanos no quieren ayudar a los desafortunados. Propondrán ideas sobre el cuidado médico que, según afirman, ayudarán a las personas con condiciones preexistentes y así por el estilo, pero realmente no son propuestas. Son tácticas de distracción diseñadas para estancar la verdadera reforma al sistema de salud.
 
De ahí la cólera de la derecha. Ahí estaban, con un montón de ideas que podían lanzar como paja para confundir el radar del enemigo y desviar y confundir cualquier intento por realmente proveer seguro a los no asegurados. Y esos viles demócratas se han adelantado y de hecho han incorporado esas ideas en forma real.