Opinión

KRUGMAN: Escandinavia en problemas: ¿por qué tan mal en Dinamarca?


 
 
 
Pronto voy a ir a visitar Escandinavia, por lo que estoy haciendo tarea preliminar; y para los que como yo no han estado siguiendo de cerca la región, ha habido algunos desarrollos sorprendentes.
 
Vea el gráfico de esta página sobre producto interno bruto (PIB) real, que incluye a Estados Unidos, para dar cierto sentido de comparación.
 
Hace un par de años Suecia era ampliamente considerada un modelo a seguir, con la mejor recuperación económica del mundo desarrollado. Ahora ya no es tanto así, gracias al aletargamiento del crecimiento; tal vez debido a la “burbufobia” del Banco Central.
 
Mientras tanto, ¿quién sabía que a Dinamarca le estaba yendo tan mal? No pienso que se pueda echar demasiada culpa a la fijación del país al euro; esto hubiera sido un lastre si Dinamarca hubiera entrado a la crisis con su moneda sobrevaluada, pero no parece que haya sido el caso. En cambio, el probable culpable es un nivel muy alto de deuda familiar.
 
Es una cosa interesante, y vale mucho la pena analizarla en busca de más evidencia sobre la naturaleza de nuestros problemas.
 
 
Ideas tardías sobre el estrechamiento
 
Unas palabras rápidas respecto a la vieja noticia del miniestrechamiento de la Reserva Federal. Como muchos lo han señalado, pareciera que la Fed se las ha arreglado para que le salga el truco esta vez (reduciendo la tasa a la que compra activos de largo plazo, transmitiendo al mismo tiempo el mensaje de que esto no indicaba un giro general hacia tasas de interés altas; que las tasas de corto plazo permanecerían cerca de cero durante mucho tiempo).
 
¿Pero exactamente por qué la Fed está ansiosa por empezar a salirse del asunto de la relajación cuantitativa, incluso cuando claramente le sigue preocupando que la economía esté demasiado débil?
 
La declaración oficial no fue informativa. Lo que se oye es que a un número bastante abultado de personas de la Fed le preocupa que la relajación cuantitativa esté alimentando burbujas especulativas, conforme los inversionistas buscan un rendimiento que realmente no existe.
 
Pero, sin duda esa es una característica del dinero fácil, en general; el mismo argumento podría hacerse a favor de elevar las tasas de interés de corto plazo pese a tener una economía débil y baja inflación.
 
De hecho, eso es exactamente lo que ha estado pasando en Suecia, donde el temor a las burbujas se ha usado para justificar el recrudecimiento monetario.
 
El punto es que el dilema que supuestamente explica el intento de la Fed de dar con una mano lo que quitó con la otra realmente no tiene nada que ver con la forma de la política monetaria; tiene todo que ver con la evidencia bastante clara de que la tasa de interés natural es negativa.
 
Entonces, ¿a qué se debe el giro de la Fed?
 
Supongo que en última instancia es algo político: que el siempre creciente resultado financiero está causando problemas con el Congreso. Los republicanos odian el dinero fácil en general, pero un balance de la Fed de CUATRO BILLONES DE DÓLARES (voz del Dr. Evil) representa un blanco de ataque excepcionalmente fácil.
 
Y dado que la Fed sí parece haberse salido con la suya, supongo que este acto particular de autodefensa política estuvo bien.