Opinión

Knock out latinoamericano de Mikel Arriola


 
Cuando todos pensaban que la genialidad del Comisionado para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Mikel Arriola, había dado para hacer una jugada maestra al lograr que los registros sanitarios que otorga la Cofepris sean válidos también en El Salvador y Ecuador, no visualizaron que vendría un episodio adicional en el reposicionamiento que vive la Comisión. Éste llegó hace 2 semanas, durante la cumbre de presidentes de la Alianza del Pacífico. ¿Qué ocurrió? Arriola logró que desde el nivel presidencial se pactara la homologación de los registros sanitarios de los países de la Alianza.
 
El resultado inmediato es que a partir de este año los medicamentos que estén avalados por la Cofepris tendrán aceptación regulatoria (y por lo tanto, un gran mercado), en Colombia. Asimismo, Chile y Perú entrarán en un proceso de actualización de sus agencias sanitarias —bajo la asesoría de México— para que tengan un nivel internacional equivalente. Cuando ello se logre esas 2 naciones también aceptarán los medicamentos avalados aquí. Bien.
 
En adición a esa noticia, la Cofepris también está trabajando en Centroamérica, abriendo más mercado para empresas mexicanas e internacionales que aquí fabrican medicinas e insumos para la salud. En otras palabras: esta agencia se está convirtiendo en un operador de facto pro comercio exterior para México, en una industria que típicamente padece de barreras no arancelarias por todo el mundo.
 
Pero eso no es lo único. Otro dato que sorprenderá a muchos investigadores médicos del más alto nivel, es lo que se revelará hacia finales de junio: la intención de la Comisión de tercerizar la investigación clínica farmacéutica hacia los Institutos Nacionales de Salud. ¿Cuáles? Esos que están por la zona sur de la Ciudad de México: Cancerlogía, Cardiología, Nutrición, Pediatría, Psiquiatría… ¿Qué ocurrirá ahí? Sus investigadores tendrán acceso a las innovaciones farmacéuticas más sofisticadas, conducirán las pruebas clínicas y reportarán los resultados a la Comisión para que emita —en su caso— los registros sanitarios. El resultado de esto es que veremos medicamentos en los anaqueles de las farmacias mexicanas incluso antes que en Europa o Estados Unidos.
 
Twitter: @SOYCarlosMota