Opinión

Kia en NL y la mano izquierda de Guajardo

 
1
 

 

KIA. (El Financiero)

Qué momento tan kafkiano viven los coreanos en nuestro país. México debe parecerles incierto, impredecible. Primer acto: un día un gobernador les promete grandes incentivos para montar una planta automotriz, como ocurrió con Kia en Nuevo León. Segundo acto: un nuevo gobernador, apodado El Bronco, hace una rabieta y desvela los acuerdos de su antecesor, aduciendo que no podrá cumplir su parte y dejando en el limbo el destino de la millonaria inversión. Tercer acto: un secretario de Estado, que quería ser originalmente el gobernador de esa entidad, mete la mano izquierda y se pone a arreglar el desbarajuste cual si estuviera al mando ahí. ¿Cómo se llamó la obra?

Quizá por todo este embrollo es que el embajador de Corea en México, Chun Beeho, organizó un original evento el martes pasado en el que varias empresas coreanas refrendaron su compromiso con el país. Ahí dijo: “El día de hoy celebramos un año más de realizar acciones en conjunto con la sociedad mexicana. Tenemos el fuerte compromiso de continuar reforzando esta unión entre las naciones, donde la principal beneficiada será la ciudadanía del país”. El evento estuvo marcado por la presencia de empresas coreanas de primera línea: Samsung, LG, Kotra. De Kia no hubo mención…

El Bronco se está constituyendo en una especie de vengador anticorrupción. Si algo apesta en Nuevo León, pa’fuera. Hace unas semanas una exempleada del gobierno le reclamó por haber sido despedida, a lo que el gobernador respondió: “Denúncialos, todos los que tú viste que robaron denúncialos y te hago un monumento, quito a Hidalgo y te pongo, y te damos una pensión de por vida.

Mándamelos por WhatsApp y dime: ‘fulanito’, ‘sutanito’, y verás si no lo hago”.

Pero ni la reunión de responsabilidad social del embajador ni las reacciones justicieras de El Bronco son suficientes para arreglar el embrollo en el que metieron a Kia. Se necesita quien gobierne. Por eso Ildefonso Guajardo, el secretario de Economía, invitó el lunes a comer al El Bronco para, según relató CNN Expansión, explicarle largo y tendido que la infraestructura que se debe desarrollar para apoyar la inversión de Kia tiene externalidades positivas. Basics, pues: “Cuando uno contabiliza beneficios como infraestructura carretera que le va a servir al desarrollo industrial de toda una región, no es una transferencia de la empresa, es un agregado al capital y a la infraestructura para seguir industrializando, como en el caso de Nuevo León. Hay que ser muy cuidadosos cuando le atribuimos a los directivos de las empresas obras de infraestructura que son colectivas y que no son particulares para esa inversión”.

Tres cosas requiere Nuevo León hoy, hoy, hoy: sensatez, lógica y gobierno.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Rodolfo Ríos en el espejo de Volkswagen
Estrés en la Asociación Mexicana de Franquicias
AMLO vis-à-vis Stalin